Calendario

<<   Mayo 2006  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El riesgo de enamorarnos en vacaciones

Por Armando Maronese - 16 de Mayo, 2006, 21:57, Categoría: Opinión

Cambiar de ambiente, cambiar el ritmo de vida, e incluso cambiar de actividades durante el período de vacaciones, conlleva también un cambio psicológico en la persona. Aunque más no sea por unos pocos días, algo distinto estará pasando.

Esas pequeñas modificaciones temporarias, acarrean una gran cantidad de beneficios para quienes las saben gozar, aunque pueden acarrear algunas dificultades. La más común y quizás la más concreta, es la de "enamorarse" en vacaciones y vivir un idilio efímero que se termina con el mismo período de descanso.

Vayamos despacio. Veamos las posibles connotaciones de esta afirmación y qué quiero aludir cuando apelo a la expresión "enamorarse". Comencemos por el significado más evidente; el enamoramiento de las parejas, especialmente entre adolescentes y jóvenes, que se constituyen entre varones y mujeres, que sucumben ante una suerte de hipnosis pasajera que les hace ver lo que no es.

El ambiente ayuda. La libertad que otorga un tiempo sin obligaciones laborales o académicas, es una gran colaboradora. Así, es muy común que los jóvenes tengan más posibilidades de descubrirse a sí mismos con mayor tranquilidad pero, al mismo tiempo, es muy probable que se establezca una relación superficial y mentirosa.

El momento de las vacaciones no nos devuelve una imagen verdadera y real de lo que somos todos los días. En vacaciones no existen los problemas del apuro cotidiano, ni el malhumor por los contratiempos del trabajo o del estudio. Se ve todo "color de rosa" y, en una situación ficticia, no es posible entablar un enamoramiento auténtico. Por supuesto que esta no es una afirmación excluyente; solamente es una advertencia pues el entorno ayuda para que así sea. Incluso, es una advertencia para cualquier tipo de enamoramiento.

En tiempo de vacaciones, podemos "enamorarnos" de una forma ilusoria o de una determinada actividad que jamás vamos a continuar durante el año. Hay iniciativas que, lamentablemente, naufragan en forma inmediata apenas volvemos al ritmo de vida habitual.

No es malo empezar cosas nuevas, puede ser el comienzo de algo hermoso y con verdadera continuidad. La advertencia es para que no nos encandilemos con cantos de sirena o con "muñecos de trapo" sin consistencia.

Es distinto comenzar un verdadero amor, que "dejarse llevar por un enamoramiento". La diferencia está en la madurez con que se encara cada cosa.

.

Armando Maronese

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com