Calendario

<<   Mayo 2006  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Pagan hasta 100 pesos para lograr cruzar la frontera desde Bolivia

Por Jesús A. Cornejo - 9 de Mayo, 2006, 1:49, Categoría: General

VILLAZON, Bolivia.- El drama de la inmigración ilegal. Son las dos de la mañana, y en el cruce de la frontera todo está quieto. El paso vehicular ha sido cerrado durante la noche. Sólo se volverá a abrir a las siete, cuando en la ciudad comience la actividad comercial y lleguen los primeros ómnibus de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz de la Sierra.

 Entonces, la avenida principal se llenará de bolivianos que quieren probar suerte en la Argentina y cruzar la frontera para hacer turismo, visitar a familiares y buscar un empleo, que en la mayoría de los casos será en negro y mal remunerado.

Pero ahora las calles de la ciudad están vacías. Hace frío, y el viento lleva y trae el sonido de unos pasos. Marcelito, el "chango", cruza el cono de luz que proyecta la Oficina de Inmigración de Bolivia. Comenta que antes trabajaba allí, hasta que se cansó de los manejos fraudulentos y renunció.

"Acá, si les tiras unos mangos a los jefes, puedes conseguir los papeles para ingresar en la Argentina. No es difícil obtenerlos. Lleva un rato. Y esos documentos te servirán para circular por el país y conseguir trabajo en Buenos Aires, Córdoba o la Patagonia", dijo el joven.

La noche transcurre lenta. De vez en cuando, aparece una pareja que cruza a pie el puente internacional, o un boliviano que regresa de una "agitada noche" en La Quiaca. Nadie los controla. Hoy parece haber luz verde para todos, incluso para los contrabandistas, que hacen varios viajes para traer mercadería a mitad de precio y revenderla en distintos pueblos del sur de Bolivia.

El "chango" asegura que con 10 bolivianos (casi cuatro pesos argentinos), se puede conseguir un permiso para salir del país y con 100 pesos se puede comprar una "visa" para ingresar en la Argentina. "Es muy fácil: se les paga una «cometa» a los jefes de turno [de Gendarmería y de la policía boliviana], y listo", dice el "chango".

Pero nada de eso hace falta durante el día, pues aquí los bolivianos no necesitan papeles para cruzar la frontera. En pequeños grupos, y ante la abúlica mirada de los gendarmes argentinos, eluden los controles de la Aduana y de Migraciones. Atraviesan el río a pie y llegan al centro de La Quiaca en menos de 15 minutos. Se dice que algunos regresarán a su país; la mayoría preferirá aventurarse y buscar trabajo en talleres textiles o en la construcción, en Buenos Aires.

"Es cierto, hermano: acá no podemos controlar a todos. Tendríamos que tener 4.000 gendarmes agarrados de la mano, y ni eso sería suficiente. No es un problema nuevo. Es algo que se arrastra desde hace mucho tiempo y que los políticos de los dos países deberían solucionar", dijo un gendarme que desde hace dos años trabaja en el paso fronterizo en La Quiaca.

La patrulla fantasma

Es domingo y el auto acaba de dejar Tarija. La ciudad es el punto obligado por donde pasan todos los ómnibus y automóviles que viajan a la frontera. El vehículo trepa por la ladera del cerro Sama y avanza lento por un camino sinuoso de tierra. Los faros penetran la oscuridad como cuchilladas, y la niebla comienza a llenar todo el lugar.

Mario Lleanos conduce un Toyota modelo 87 y es guía. El hombre dice que hace tiempo, quizá veinte años, o más, fue camionero y contrabandista en la región. Asegura que por entonces ya había problemas con indocumentados que intentaban, como ahora, cruzar a la Argentina.

"Los bolivianos que no tienen documentos no cruzan la frontera en grupos. Por lo general, les sale más barato contratar a un «bagallero» para que los cruce, que comprar cualquier papel. El acuerdo se hace durante el día y el «operativo», a la noche. De todos modos, son muy pocos los que se arriesgan a llevar gente. Los «bagalleros» son contrabandistas, no traficantes de personas", comentó.

Se recorrió la ruta en busca de los contingentes de bolivianos que cruzan ilegalmente a la Argentina. Lleanos asegura que en la zona operan organizaciones mafiosas que se encargan de hacer ingresar bolivianos indocumentados en la Argentina y en Brasil. Se los llama "camellos". Hasta ahora, el guía no se ha topado con ninguno.

"No sólo en los diarios de La Paz ponen avisos para reclutar bolivianos que quieran ir a trabajar a Buenos Aires; en Tarija hay radios que anuncian esos viajes. Generalmente, trabajan en combinación con gente de la Argentina que ya tiene organizados los viajes. No se los puede atrapar porque conocen muy bien la región", concluyó Lleanos.

Por Jesús A. Cornejo

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com