Calendario

<<   Mayo 2006  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El peligro chino en América latina

Por Andrés Oppenheimer - 9 de Mayo, 2006, 1:53, Categoría: Opinión

MIAMI.- Cuando Thomas A. Shannon, el encargado de asuntos latinoamericanos del Departamento de Estado, llegó a China el mes pasado para una serie de reuniones con sus contrapartes en Pekín, es probable que les haya transmitido sutilmente un mensaje: no socaven el consenso democrático de América latina. ¿Le harán caso los chinos? Antes de responder esta pregunta y ver lo que el propio Shannon me dijo al respecto, veamos los hechos.

Será la primera vez que un alto funcionario del Departamento de Estado viajó a Pekín, exclusivamente, para discutir asuntos de América latina. Su viaje, que también lo llevó a Japón y a Corea del Sur, se produjo luego de las críticas conservadoras en Washington, de que el gobierno del presidente George W. Bush se habría quedado dormido mientras China aumenta rápidamente sus lazos económicos, militares y políticos con América latina.

El gobierno de Bush está dividido sobre cómo reaccionar ante el nuevo papel de China en la región.

El Departamento de Estado no ve a China como una amenaza en América latina, sino más bien como un país en vertiginoso crecimiento que necesita desesperadamente materias primas para poder mantener sus tasas de crecimiento. Según esta línea de pensamiento, China está tan absorbida por sus necesidades internas, que no tiene energías para lanzarse a aventuras políticas en otros rincones del planeta.

El Departamento de Defensa, en cambio, teme que China se convierta en la principal fuente de entrenamiento militar en la región, en parte debido a una reciente ley estadounidense que prohíbe la ayuda militar a países que permitan arrestar a ciudadanos estadounidenses para ser procesados por la Corte Criminal Internacional. Washington debería preocuparse también por las actividades de China en inteligencia y guerra cibernética en la región, dijeron los funcionarios del Pentágono.

En una entrevista telefónica antes de partir, Shannon me dijo que su visita de tres días a Pekín será "para hacer consultas". Señaló que China cumple un papel "cada vez más importante" en América latina y por lo tanto es importante "asegurarse que entendamos bien lo que cada uno está haciendo [en la región], para estar seguros de que no haya cables cruzados".

¿Cuál sería un posible cable cruzado?, le pregunté. Shannon me contestó que aunque no cree que China quiera involucrarse en la política interna de la región, "nosotros vemos que la región ha alcanzado un consenso generalizado sobre la democracia, el libre mercado y la protección de la seguridad del Estado democrático, y nuestro interés es estar seguros de que China respete ese consenso".

Mi conclusión: el gobierno de Bush está viendo que, además de haber incrementado sus importaciones de América latina en un 600% en los últimos cinco años, invertir unos 1.000 millones de dólares al año en la región y enviar decenas de misiones de entrenamiento militar a países latinoamericanos, China recientemente ganó el status de observador en la Organización de Estados Americanos (OEA) y está buscando un papel similar en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

No me sorprendería que el gobierno de Bush quisiera trazar una raya en la arena y asegurarse de que China no se convierta en una fuente de apoyo militar extrarregional para gobiernos radicales antiestadounidenses en la región, como Venezuela, como en su momento lo fue la Unión Soviética con Cuba.

Lo más probable, es que los chinos vayan a tranquilizar a Shannon. A juzgar por lo que yo escuché de funcionarios chinos el año pasado en Pekín, el principal interés político de China en América latina es preservar la estabilidad, cosa de que no haya disrupciones en sus suministros de materias primas. Y en su calidad de segundo socio comercial de Estados Unidos después de Canadá, China no tiene mucho que ganar provocando un enfrentamiento con Washington en América latina. Estados Unidos no debería alarmarse, al menos por ahora.

Ataques preventivos

Posdata: hablando de la diplomacia de los Estados Unidos, acabo de terminar de leer la nueva Estrategia de Seguridad Nacional del gobierno de Bush, que traza las directrices de la política exterior estadounidense para los próximos años, que recientemente dio a conocer la Casa Blanca. Lo que más me sorprendió no es sólo que no se haya enmendado significativamente la doctrina de "ataques preventivos", que llevó a Estados Unidos al fiasco de Irak, sino que el nuevo documento pide "continuar con la reorientación el Departamento de Estado hacia la diplomacia transformativa" para promover la democracia en el mundo.

Me temo que eso será visto en el resto del mundo, como un nuevo ejemplo de arrogancia política estadounidense. En momentos en que las encuestas muestran que la imagen de los Estados Unidos en el mundo está en su punto más bajo en décadas, muchos diplomáticos extranjeros estarán aún más renuentes a interactuar con sus colegas estadounidenses y correr el riesgo de ser "transformados".

Por Andrés Oppenheimer

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com