Calendario

<<   Mayo 2006  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El hogar que eterniza la calidez

Por Hernán Guzzetti - 8 de Mayo, 2006, 2:33, Categoría: Campo - Pueblos - Ciudades

MERCEDES.- Estancia El Tizón. Estanislao Milessi fundó este lugar al que bautizó con el nombre de la última brasa que permanece encendida en el fogón. La instalación del ferrocarril en este país, ha sido la piedra fundamental de muchos proyectos y emprendimientos aledaños que, aún hoy, tienen vida.

En 1865, mientras se construía en Mercedes el Ferrocarril del Oeste, hoy conocido como Sarmiento, se formó un pequeño campamento ferroviario destinado a los empleados y constructores. Luego, en 1875, esas tierras fueron compradas por Nicolás Lowe, un filántropo que construyó un galpón y una casa que todavía hoy, aunque remozada, sigue en pie.

Pero la historia del Tizón como tal, comienza en 1930, cuando el médico Estanislao Milessi le compra una parcela de campo a Lowe para poner en funcionamiento un tambo. Desde entonces, el Tizón nace como un proyecto familiar que hoy administra José, uno de los hijos de Estanislao Milessi. "El Tizón es la última brasa que permanece encendida luego de un fogón y si le agrega algo de hojarasca, permite continuar con el fuego. Representa el símbolo del hogar, por ello mi padre eligió ese nombre" explicó José Milessi.

El campo está lleno de verde y cada plantación, parece ser un mojón en la historia del Tizón. Todavía sigue en pie un viejo ombú que ya estaba allí cuando se estableció el campamento ferroviario. Luego, Nicolás Lowe plantó sus sóforas y eucaliptos. Cuando la propiedad fue adquirida por la familia Milessi, don Estanislao plantó nogales, cipreses y fresnos, que aún siguen en pie.

Primeros paseos

Claro que el Tizón nunca fue pensado como hospedaje de nadie que no fuera de la familia, pero las circunstancias así lo obligaron. En 1995, José Milessi era un exitoso empresario del rubro de servicios, hasta que se quedó sin trabajo. "Tenía 46 años y empecé a pensar en algún proyecto y fue así que comencé a organizar paseos de día destinados a quienes les gusta el verde y el aire libre", recordó Milessi.

La idea original creció poco a poco. Entonces, Milessi se decidió a pedir un crédito en la Secretaría de Pequeña y Mediana Empresa de la Nación y convirtió la casa original del Tizón, que está asentada en barro y tiene paredes de 40 centímetros de ancho, en un hospedaje para los amantes del aire de campo.

Si bien se hicieron algunas modificaciones, cada una de las habitaciones conserva las puertas originales de cedro. Y para que el contacto con la naturaleza sea completo, cada dormitorio esta bautizado con los elementos esenciales de la vida: agua, aire, tierra y sol.

En el Tizón, el espíritu familiar no se pierde. José Milessi se esmera rigurosamente en brindar una atención personalizada. "Yo hago el asado, las pastas caseras y, en invierno, el locro y la buseca. Mi mujer, Silvina, se encarga de los postres y las tortas", contó.

En promedio, unas 20 personas eligen el Tizón cada fin de semana. Aquí pueden descansar, jugar al fútbol, al tenis o a las bochas, todo rodeado de un verde casi histórico. Enclavada en tierras que fueron pobladas por primera vez hace 140 años, el Tizón se ha transformado en un lugar tradicional para Mercedes, donde parecería que la brasa nunca se apaga.

Por Hernán Guzzetti.

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com