Calendario

<<   Abril 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

La letra x, antigua y moderna

Por Eduardo Dahl - 16 de Abril, 2006, 1:30, Categoría: Gramática - Idioma

Los colores tienen personalidad y humor. Los tonos pueden ser mayores, alegres y expansivos, o tristes, menores y patéticos. Con las letras ocurre lo mismo, aunque tendemos a pasarlo por alto porque, vamos, las palabras nos encandilan con su sutileza. Que no es lo mismo casa que hogar, ni amor que querer; no es lo mismo tristeza que congoja, ni felicidad que dicha.

Pero hay una letra que nos tiene locos, sobre todo en tecnología. Enigmática y con carácter, la equis anda por todos lados. No sólo nos sabe a moderna, como en Xbox, DirectX y DivX, sino a traspasar los límites, como en el avión X-15 de la NASA que pisó las orillas del espacio y regresó todavía con su X pintada en el morro.

La equis es una vieja amiga de las matemáticas. Se la usa en las ecuaciones para representar los valores que hay que descubrir, las incógnitas. A veces, y porque además se trata de una letra generosa, se la emplea para la multiplicación. Es preferible el asterisco, a mi gusto.

Y sigue la lista: el planeta X de los astrónomos, los X-Files de la TV y, en genética, los cromosomas XX representan al género femenino, culminación de todos los misterios.

No hay quien le gane en sencillez. Ni siquiera la aparentemente franca I, que de tan desenvuelta tiende a inspirar algo de desconfianza. Por no mencionar ese sospechoso puntito que le hemos añadido modernamente.

La equis es perfecta, dos trazos cruzados. No es un signo de suma, ni una cruz. Una simple torsión del ángulo la carga de infinitos posibles significados. En el discurso cotidiano, incluso.

En computación, la X no siempre quiso ser X. La palabra Unix es quizás el más orgulloso de sus puestos, pero este sistema originalmente se llamaba Unics, por Uniplexed Information and Computing System, en oposición al Multics de donde provenía. Pero dígame si no le queda mejor la equis. De allí derivó el ahora célebre Linux. Aparte, claro, del HP-UX, el Aix y el Xenix, éste no ya con una sino con dos incógnitas.

Aparte de su simpleza formal, hay otras cosas que hacen a la equis tan atractiva o, al menos, tan irrenunciable. Primero, es un sonido gutural, de los primeros que hemos pronunciado como especie, pero con un eco siseante quizá todavía más primal.

De cómo llegó a ser, según la Real Academia Española, la vigésima séptima letra de nuestro alfabeto hay varias teorías. Puede ser que la hayan inventado los griegos o a lo mejor prestado de la consonante fenicia Samekh, en cuyo caso sería de origen semítico. Como fuere, no estamos seguros; algo que, en este caso, no asombra para nada.

Por Eduardo Dahl

.

AM

.

Permalink :: -1 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com