Calendario

<<   Abril 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

La casa no está en orden pero..., Felices Pascuas.

Por Armando Maronese - 14 de Abril, 2006, 19:39, Categoría: Los Kirchner .Tiranías fascistas.

Felices Pascuas. Días de reflexión y alegría. La Pascua es una liberación, tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo. En el Antiguo Testamento, es la liberación del pueblo de Israel de la esclavitud en Egipto, y la salida hacia el desierto bajo la jefatura de Moisés. En el Nuevo Testamento, la promesa de la Redención ya no se acota a un pueblo ni a una geografía; es la liberación para todos los individuos sin distinción de credo, ni raza, ni lengua. En el Viejo Testamento, las familias israelitas debieron sacrificar un cordero pascual como demostración de su fe. En el Nuevo Testamento, los cristianos creen en el sacrificio de Jesús para redimirlos de todos sus pecados.


En cualquier caso, las Pascuas tratan de romper cadenas; en el Antiguo Testamento, físicas; en el Nuevo Testamento, espirituales.


Ahora, una reflexión extra pascual.


Así, la coyuntura argentina llegó a este feriado largo, con los mismos temas que reclaman su atención desde comienzos de año, o antes:

Ø       Inflación, tanto por precios como por salarios.

Ø       Uruguay, por Gualeguaychú vs. Fray Bentos.

Ø       Re-estatización de empresas. Ayer Aguas Argentinas, ahora hay una lista amplia e imprecisa porque a él no le ha bastado con fracasar con Enarsa, Lafsa y sus otras miserias.

Ø       Reelección. Que sí, que no, que se anticipa, que se posterga, que Cristina, que Néstor.

Ø       La energía, un tema que viene desde 2003 cuando comenzaron las importaciones de fuel-oil desde Venezuela, acumulándose una deuda que ahora se encuentra en arbitraje porque hay una diferencia de dinero entre el monto que reclamaba Hugo Chávez y el que reconoce Néstor Kirchner.


La novedad en las Pascuas, es la publicitada reconciliación entre el Presidente y el cardenal Jorge Bergoglio, luego de diferencias que incluyeron el suministro, desde la Cancillería, de documentación confidencial a Horacio Verbitsky para su libro 'El Silencio' que apuntó contra Bergoglio. Pero aún el tema Bergoglio viene de arrastre.


Pero el Presidente no logró erosionar a Bergoglio y las últimas encuestas en las que ordenó medir, entre otras, la popularidad de Bergoglio, fueron muy positivas para el cardenal. Esto es lo que impuso la reconsideración, más allá de algunas mediaciones ocurridas a propósito de la revuelta popular en Las Heras, Santa Cruz.


¿Qué es lo que ocurre que la agenda del Presidente resulta tan rígida y de resolución tan lenta? ¿Por qué el Presidente no renueva su agenda, que sería una forma de resolverla? Hay varias hipótesis que buscan una respuesta para semejante intríngulis. Por ejemplo:


Explicación Nº 1: El Inmovilismo

La respuesta sería, en este caso, que Néstor Kirchner quiere la reelección aunque aún no lo explicite y como las encuestas le son favorables, desea que nada cambie de lugar porque así como está obtiene el triunfo. Por lo tanto, el inmovilismo es activo y no pasivo, como sería de imaginar. El Presidente estaría provocando una pasividad activa.


Explicación Nº 2: Potencia por la impotencia del adversario

El Presidente no resuelve la agenda vieja; tampoco genera una agenda nueva. Pero al no haber oposición político-social, tampoco aparece una agenda alternativa. La agenda vieja no le preocupa al Presidente, ya que en gran parte la esbozó él mismo. No le provoca dificultades aún cuando a muchos les resulte ya aburrida por el 'arrastre'. Entonces, si el Presidente no tiene la potencia de generar una nueva agenda, pero la oposición padece la impotencia de crear e imponer una propia, el Presidente termina ganando.


En este caso, la fuerza de Kirchner sería la fragmentación, indecisión e incapacidad de quienes dicen oponérsele.


Explicación Nº 3: La regresión

En este caso, el Presidente habría salido ganado por un inmovilismo provocado por la revisión que se encontraría haciendo de sus propias ideas y anclajes iniciales. Por ejemplo, la relación con Cuba y Venezuela. O con Tabaré Vázquez y Evo Morales.


En esta hipótesis, el Presidente está revisando la agenda original y, entonces, hasta que concluya ese episodio, no afronta otra nueva.


Explicación Nº 4: La omnipotencia ineficaz

En este caso, el Presidente es el poder; Kirchner se asume como el Estado, y concentra todas las decisiones. En este caso, habría un 'cuello de botella' porque las dificultades exceden la capacidad de trabajo del Presidente. Entonces, nada ocurre sin que lo autorice el Presidente pero éste, no logra agilizar la gestión de la administración pública. La agenda sería la misma por ineficiencia de gestión más que por decisión política.


Por supuesto que en este caso, hay un enorme peligro de explosión o de implosión, el efecto sería igualmente devastador para la sociedad argentina.


Explicación Nº 5: La maldita adicción

En este caso, el Presidente establece una agenda de acuerdo a las encuestas de opinión pública. Los investigadores contratados, le acercan trabajos que demuestran que la sociedad no cuestiona la agenda, ni tiene nuevas prioridades para incorporarle. Por lo tanto, el Presidente va girando sobre el temario antiguo según llegan las encuestas. Por ejemplo, apoyó a los asambleístas de Gualeguaychú, luego les quitó su apoyo y los condicionó, y ahora vuelve a darles un aval parcial...


El Presidente realiza una 'sintonía fina' de la agenda e intenta 'surfear' sobre las olas de la opinión pública.


Explicación Nº 6: El éxito sonríe

También puede resultar posible que estas elucubraciones sean erradas. Que la agenda es la adecuada, que el Presidente la aborda en forma correcta, y estas líneas anteriores las provoque un nuevo error conceptual del periodista, probablemente una 'angustia pascual' o algo semejante.


De todos modos, intriga este escenario donde el Presidente aborda durante un mes el tema de la carne pero no lo resuelve; se encuentra con los sindicalistas, se anuncian decisiones, pero no se resuelve la puja distributiva; y así ocurre en todos los temas.


Hay quienes creen que el Presidente no tiene estrategias, excepto para su propia reelección; y que el resto lo construye día-a-día. Esto explicaría su trabajo 'penelopiano' de tejer por la mañana para destejer por la noche. En ese caso hay una definición por la indefinición, hasta que aparece algún tema que sí importa, habitualmente vinculado a algún negocio, porque al Presidente le preocupa más conocer qué empresa recibirá tal contrato de obra, que la carta de navegación del Estado.


Es probable que el Presidente tenga una concepción mercantilista del poder: cuantos más contratos de obra defina, más poder cree que tiene; y ahí termina todo. Y la sociedad no le reclame más que eso.


En cualquier caso, la casa no está en orden. Pero Felices Pascuas.

.

Armando Maronese

.

Fuente: U24

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com