Calendario

<<   Abril 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Conflicto diplomático: Aníbal Fernández, de la nada a la pedantería

Por Armando Maronese - 9 de Abril, 2006, 2:55, Categoría: Los Kirchner .Tiranías fascistas.

Dura crítica del gobierno argentino a Tabaré Vázquez. El ministro del Interior, Aníbal Fernández, habló con ironía y sin respeto, sobre el presidente uruguayo y dijo que no tiene poder para tomar decisiones. Kirchner debería reunirse con el dueño de Botnia porque ambos son las máximas autoridades, afirmó.

El gobierno de Néstor Kirchner, apeló ayer a la ironía para responder al anuncio uruguayo que puso fin a las negociaciones entre los presidentes por el conflicto de las papeleras que se construyen en Fray Bentos. Con inusual dureza, el ministro del Interior, Aníbal Fernández, dijo: "Estas cumbres deberían llevarse a cabo entre las dos máximas autoridades. La reunión que resolvería esta cuestión debería ser entre el presidente Kirchner y el de Botnia".

Esa forma eligió la Casa Rosada para exponer el malestar que causó la imposibilidad del presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, de imponer una suspensión prolongada de las obras en la empresa finlandesa Botnia, que construye la mayor de las dos papeleras.

El ministro del Interior apuntó en forma directa a Tabaré Vázquez. "Está visto que no tiene el poder para tomar decisiones", dijo en declaraciones a Radio Mitre. Y se preguntó: "Si Tabaré no tiene poder para detener la construcción de las plantas, ¿lo tendría para detenerlas si contaminan?"

En las últimas semanas, el gobierno argentino había intentado preservar la figura de Tabaré Vázquez, que soporta una dura presión de la oposición uruguaya por haber intentado una gestión personal con Kirchner para solucionar el conflicto diplomático.

Como parte de esa negociación, se había logrado levantar los cortes de ruta en los pasos binacionales, junto con una promesa de Botnia de suspender por 90 días las obras.

Pero todo se derrumbó (incluida una cumbre presidencial prevista en Colonia), cuando la empresa rectificó su decisión y anunció que sólo pararía la construcción por 10 días. De inmediato volvió el piquete al puente que va de Gualeguaychú a Fray Bentos. "Botnia dio un gesto casi burlón", dijo Aníbal Fernández.

El fracaso se consumó anteayer cuando el canciller uruguayo, Reinaldo Gargano, anunció que su país convocaría al Consejo del Mercosur para denunciar los cortes de las rutas binacionales.

Del lado argentino, también habrá una estrategia de judicialización del caso. El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, indicó ayer que en "unos 15 días" el Gobierno pedirá una medida cautelar de suspensión de las obras ante la Corte Internacional de La Haya.

"No pudo cumplir"

Como el funcionario más involucrado en la negociación de una cumbre presidencial, Alberto Fernández se sumó a las críticas a Tabaré Vázquez, aunque con menos virulencia que su colega de Interior: "El que no pudo cumplir con lo pautado fue Uruguay, que no pudo con Botnia, a pesar de que la empresa inicialmente había decidido detener las obras por 90 días".

Según su análisis, cuando Botnia conoció los términos del acuerdo que iban a firmar los presidentes, "en el que se incluían peritajes para determinar el impacto ambiental de las obras", se echó atrás y buscó entorpecer el diálogo diplomático.

Uno de los últimos intentos por encauzar las gestiones, ocurrió el viernes por la mañana, según fuentes del gobierno argentino. Desde Montevideo llegó una propuesta para efectuar la cumbre entre Kirchner y Tabaré Vázquez, incluso en medio de los cortes de ruta y de la negativa empresaria a paralizar las obras. La idea era definir de todos modos la forma en que se controlará el impacto ambiental de las fábricas sobre el río Uruguay.

Pero el presidente argentino consideró inaceptable reunirse con su colega si no podía frenar el desafío de Botnia. Esa respuesta aceleró el anuncio de Gargano.

Las próximas semanas encontrarán, entonces, una dura disputa que puede terminar con denuncias internacionales cruzadas. Por ahora seguirán los cortes de ruta de los asambleístas de Gualeguaychú, y el Gobierno no analiza actuar para reabrir el camino a Fray Bentos.

"La Gendarmería trabaja para evitar contratiempos accesorios a los argentinos y uruguayos, que tengan que cruzar por los tres puentes y lo seguiremos haciendo de la mejor manera. No tenemos vocación de generar un conflicto", dijo el ministro del Interior.

Respecto de la presentación ante La Haya, el jefe de Gabinete ratificó la estrategia inicial del Gobierno: "Estamos convencidos de que hay una flagrante violación al tratado del río Uruguay en la instalación de las plantas.

.

Armando Maronese

.

Fuente: La Nación

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com