Calendario

<<   Abril 2006  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Fracasó el Confederal de Moyano: Dura derrota de Kirchner

Por Armando Maronese - 7 de Abril, 2006, 2:23, Categoría: Política - Políticos

Hugo Moyano pagó un elevado precio por su cercanía a Néstor Kirchner y a la política económico de éste: fracasó su Comité Central Confederal, provocándole una debilidad política considerable mientras se fortalece la candidatura de Luis Barrionuevo.

Hugo Moyano, líder de los trabajadores camioneros, sufrió una derrota política de consecuencias futuras considerables para su permanencia como secretario general de la Confederación General del Trabajo.


Moyano, quien había movilizado a sus militantes alrededor de la sede de la CGT, en la calle Azopardo, no logró convocar a los gremios más importantes de la Argentina. Solamente logró que los sindicatos enrolados en el Movimiento de Trabajadores Argentinos, que lidera junto al colectivero Juan Manuel Palacios, respondieran favorablemente a su convocatoria.


Pero los sindicatos pertenecientes al sector denominado "los Gordos" (desde los trabajadores de Comercio hasta los de Sanidad, pasando por la alimentación), faltaron a la cita.


También estuvieron ausentes los sindicatos que responden a Luis Barrionuevo, quien así consolida sus propias aspiraciones a secretario general de la CGT. Y además faltaron los sindicatos que integran la corriente denominada "Solidarios", como los trabajadores de la industria del calzado y los del vestido.


Si bien Néstor Kirchner intentó fortalecer a Hugo Moyano frente a la Confederal, concretando un ajuste salarial para los camioneros superior al 15% de tope establecido por el Gobierno (concedió 19%), la situación de Moyano es precaria por la falta de consenso para su liderazgo y sus políticas que supone el faltazo que le propinaron los otros sindicalistas.


Moyano nunca fue un estratega, más bien es un sindicalista frontal, tosco, que emergió por un conjunto de razones vinculadas a la importancia de los gremios del transporte en la sociedad moderna, más que por su propia capacidad.


Moyano se asemeja mucho a lo que fue Saúl Ubaldini, con la diferencia que éste pudo rodearse de algunos sindicalistas jóvenes que ascendían en varios sindicatos y así, transcurrir el final del gobierno militar y toda la etapa de Raúl Alfonsín. Pero nunca se le reconoció a Ubaldini una capacidad política importante.


La batalla por el poder entre los jerarcas sindicales, tiene que ver con quién se sienta a negociar con Kirchner, a quien le molestan los colegiados y prefiere un interlocutor personal.

Cuando Kirchner arribó a la Presidencia de la Nación, existía un colegiado que integraban Moyano, José Luis Lingeri y la trabajadora de la sanidad santafecina Susana Rueda.


La verdad es que Kirchner apostó a que Moyano le ganara a Lingeri y a Rueda, representante de Carlos West Ocampo, uno de "los Gordos", más conocidos. Luego, el Gobierno profundizó una relación con Lingeri a través de Julio De Vido por el conflicto con Aguas Argentinas; pero mantuvo su apoyo a Moyano, especialmente en la pelea con los supermercadistas por la contención de precios aplicándoles acoso psicológico.


Lingeri, sin duda, es un dirigente sindical más hábil desde lo político que Moyano, pero las cartas ya estaban sobre la mesa. Ahora ni Lingeri ni Moyano pueden liderar la CGT. Lingeri acaba de demostrar públicamente que no acepta el diálogo con Kirchner, en los términos planteados por Moyano.


En este contexto es posible esperar la renuncia en breve de Moyano, o un regreso de algún mecanismo colegiado en la CGT; en cualquier caso se avanza hacia una mayor confrontación social, una puja distributiva que alienta la inflación y que ahora ayudará la política.

Barrionuevo tuvo un acercamiento con Kirchner e intentó convertirse en el operador nexo entre "los Gordos" y Moyano; inclusive logró que su mujer ayudara a las posiciones de Kirchner en el Congreso de la Nación, y esto fue muy decisivo en la ruptura del bloque Peronismo Federal.


Pero Kirchner no le brindó lo que esperaba Barrionuevo, quien entonces se enfrentó a Moyano, negociando con los Gordos.


Ahora, al Gobierno le conviene una CGT partida antes que una CGT unida en su contra. Estos son los escenarios a definirse.

.

Armando Maronese

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com