Calendario

<<   Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

¿Se mete Estados Unidos en la elección presidencial peruana?

Por Armando Maronese - 29 de Marzo, 2006, 1:10, Categoría: EE.UU. y sus acciones

Hay algo extraño en la denuncia al candidato inconformista para la presidencia peruana Ollanta Humala, de presuntas violaciones de derechos humanos. Antes de las denuncias, Humala era el candidato de primer lugar en las elecciones presidenciales peruanas. Investigaciones demuestran que los acusadores de Humala reciben subvenciones de la Agencia para el Desarrollo Internacional de los EE.UU. (USAID), agencia que recibe sus fondos del gobierno de los Estados Unidos, y de la Dotación Nacional para la Democracia (NED). Es posible que se entrometa Washington en esta elección para proteger sus propias intereses.

El antiguo oficial del ejército, está a la cabeza de una coalición nacionalista y anti-neoliberal entre su nuevo partido, el Partido Peruano Nacionalista, y el partido centro-izquierda Unión para el Perú, el cual tiene 10 años. Humala, un mestizo, nunca era parte del blanco élite predominante, que tradicionalmente ha manejado las mayores instituciones del país. Se burla a menudo de él por ser un "cholo" (indígena) presuntuoso, lo cual arroja luz en el racismo colonial que está todavía presente dentro de la sociedad peruana. Por tanto, mucho del apoyo que tiene Humala viene de la mayoria pobre e indígena que ha sufrido las "reformas neoliberales" del actual presidente impopular Alejandro Toledo.

Humala se ha reunido con Evo Morales, el recién elegido presidente indígena de Bolivia. Como Morales, Humala apoya la comercialización y la expansión del marketing (comercialización) internacional de los productos de hoja de coca, mientras a la vez se opone fuertemente al comercio de la cocaína. Está también a favor de un mayor control por el Perú de sus recursos naturales. En el caso de sus grandes campos de gas natural, demandaría que el gobierno recibiera por lo menos 49 por ciento de las ganancias, y ha hecho propuestas semejantes para la industria minera del Perú. Se ha comprometido a tener un referéndum nacional sobre el recién firmado tratado de libre comercio con los Estados Unidos, el cual se cree va a poner a los intereses de las corporaciones estadounidenses encima de los del Perú.

Rumores así, no solamente han espantado a las élites peruanos y a los intereses multinacionales comerciales, sino también han atraído la ira de los burócratas políticos del neoliberal "Consenso Washington", quienes temen ver a otro país que apoya un candidato populista, izquierdista y anti-imperialista, especialmente después de la victoria espectacular en diciembre de Morales en Bolivia, un país vecino. Pero a diferencia de Morales, Humala es relativamente nuevo en el escenario político del Perú. Por eso, algunas personas temían que si se le eligiera, sería posible que fuera una decepción al modo del desacreditado Lucio Gutiérrez de Ecuador, otro oficial del ejército que se presentó como populista durante las elecciones. De todos modos, aun los "liberales" y los académicos se han juntado al coro derechista en Washington y profesan una preferencia para una victoria de la candidata derechista, Lourdes Flores Nano, en vez de Humala. Washington se unió. Humala tenía que irse.

Humala se ha reunido también con el Presidente Hugo Chávez de Venezuela. Ambos eran oficiales militares que encabezaron golpes de Estado fracasados en contra de sus presidentes respectivos -Chávez en 1992 y Humala en 2000-. Pero a diferencia de Chávez en Venezuela, el Perú no tiene reservas mayores de petróleo.

El 15 de febrero, Humala fue acusado de una serie de crímenes de guerra. Las acusaciones incluyen desapariciones forzosas, torturas y asesinatos, que se alegan haber tomado lugar cuando era comandante de una base contrainsurgente en la selva en 1992, contra los extremistas maoístas de Sendero Luminoso y los guevaristas MRTA, durante mucho de las décadas del 1980 y 1990. Es una acusación que Humala niega con vehemencia, pero es una acusación que le ha pegado, y que le ha bajado rápidamente a segundo lugar en las encuestas.

La organización no-gubernamental (ONG) que encabezó el ataque contra a Humala, era la Coordinadora Nacional para las Derechos Humanos, la organización paragüas de varios grupos de derechos humanos conocida generalmente como la Coordinadora. Sean verdades o inventadas las acusaciones de la Coordinadora, nadie en la prensa ha investigado la historia de la organización o quién la apoya. ¿Es nada más que una organización haciendo su trabajo? O ¿fue esta denuncia el resultado de otro asunto secreto, más nefasto?

Para quienes siguen la historia de América Latina recientemente, no es una sorpresa que la acusadora, la Coordinadora, sea una ONG que ha sido financiada por el gobierno estadounidense durante muchos años.

Aunque no está mencionado en su historia oficial, escrita por la Oficina Washington sobre América Latina (WOLA), una organización sin fines de lucro que tiene su base en Washington, D.C., la Coordinadora ha sido financiada por ambas: la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) y la Dotación Nacional para la Democracia (NED) por más de diez años. Aunque ambas agencias son entidades civiles, están en gran parte controladas por el Departamento de Estado de los EE.UU. y son indispensables instrumentos de la política exterior estadounidense.

¿Es que el financiamiento de una ONG extranjera afecta su comportamiento? Andrew Natsios, antiguo jefe de USAID, dijo claramente en un discurso distribuido extensamente en 2003, sostiene que hasta los contratistas extranjeros que reciben fondos de USAID y NED "son un brazo del gobierno estadounidense". Y el papel de NED, el más pequeño de los dos organismos, se hizo evidente cuando Allen Weinstein, uno de sus fundadores, dijo en un artículo en el periódico The Washington Post en 1991, que "mucho de lo que hacemos hoy se hacía encubiertamente hace 25 años por la CIA". Durante algunos años USAID financiaba la Coordinadora, y el dinero pasó a través de la Oficina de Iniciativas para Transición (OTI) de USAID en Lima. Las oficinas de OTI — exactamente como indica su nombre — se dedican a "transiciones políticas" y se ubican, temporariamente, sólo en los países donde al gobierno estadounidense le interesa, o en "cambio de régimen" o en apoyar a sus aliados política o económicamente.

Las oficinas de OTI existen o han existido en varios países latinoamericanos y del Caribe, incluso Bolivia, Colombia, Venezuela, Perú y Haití. No sorprende que la oficina de OTI más grande globalmente, se encuentra en Irak. En ambos, Venezuela y Haiti, en los últimos pocos años, la OTI de USAID ha contribuido con mucho más dinero a las ONGs trabajando para los intereses politicos y económicos estadounidenses que ha contribuido el NED, el entrometido más notorio pero mucho más pequeño.

Según un correo electrónico del funcionario de prensa de la USAID, la USAID ha dado u$s 762.750.- a la Coordinadora. Pero Francisco Soberón, el director de la Coordinadora, dijo a Upside Down World que tales subvenciones han "sucedido en el pasado, pero ahorita para nosotros a la Coordinadora no hay nada". Pero dijo que "algunas [de las] otras organizaciones que son miembros de la Coordinadora, han recibido o actualmente están recibiendo" fondos. Una de ellas, APRODEH, recibió al menos u$s 53.246.- de USAID. La agencia no ha contestado los pedidos hechos hace un año, bajo la Ley Libertad de Información (FOIA) para determinar los sumas exactas de todas las subvenciones.

Soberón negó que la Coordinadora ha recibido fondos del NED, pero el propio sitio web de NED la incluye en su lista a beneficiados actuales y antiguos. Sin embargo, no hay indicación de cuanto recibió o cuando. Pedidos por teléfono a la funcionaria de prensa de NED, Jane Riley Richardson, para información no se han contestado, ni tampoco han respondido a una serie de pedidos bajo la FOIA. No obstante, si Venezuela y Haiti pueden servir como guías, el financiamiento por NED a la Coordinadora, probablemente ha sido considerablemente menos que el de USAID.

¿Cuál ha sido el papel de la Coordinadora con respecto a la embajada estadounidense? Según una respuesta desclasificada del Departamento de Estado a la FOIA, en 1993, funcionarios de la Coordinadora estaban informando a la embajada estadounidense en Lima sobre sus viajes a las áreas peruanas en conflicto, donde los insurgentes estaban todavía activos. Dada la ayuda del gobierno estadounidense al gobierno peruano durante la guerra contra los insurgentes, tales actos podían haber sido tildados como de espionaje. ¿Es que EE.UU. está consiguiendo algo por su dinero? Soberón de la Coordinadora responde con un "no" enfático, añadiendo que "no aceptamos condiciones de nadie". Pero con la denuncia de Humala y su caída en las encuestas, parece que los EE.UU. pueden haber conseguido mucho.

Traducido por Mark Miller y Kirsten Daub.

Fuentes de este nota:

http://www.usaid.gov/press/speeches/2003/sp030521.html http://www.usaid.gov/our_work/cross- cutting_programs/transition_initiatives/country/peru/rptFinal.pdf  http://www.ned.org/grants/04programs/web-lac04.html http://peru.indymedia.org/news/2005/12/22776_comment.php http://www.usaid.gov/pubs/cbj2002/lac/pe/527-001.html http://jeremybigwood.net/FOIAs/Huallaga- COORDINADORA-USAID/index.htm

.

Armando Maronese

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com