Calendario

<<   Marzo 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Ropa blindada, la moda que vende Colombia

Por Armando Maronese - 14 de Marzo, 2006, 0:32, Categoría: Economía - Empresas -Comercio

Entre otros, ya la usan Chávez y los príncipes de Asturias. Miguel Caballero utilizó a su país, Colombia, para tener una empresa propia y atraer a cientos de compradores, pero no exporta café, ni frutas ni flores. Su negocio -en expansión- es fabricar camperas, chalecos, camisas y remeras capaces de resistir impactos de bala y esquirlas de granada.

Es la ropa blindada hecha en Colombia la que hoy, a medida que la inseguridad crece en varias regiones del mundo y el temor a atentados terroristas se agudiza en otras, se exporta a más de 14 países. Más de un mandatario se ha adherido a este auge y desde el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, hasta los príncipes de Asturias, Felipe de Borbón Letizia Ortiz, usan guayaberas o trajes blindados.

"Si funciona en Colombia, funciona en cualquier parte del mundo." Ese es el argumento de Caballero. Y con él llegó en el mes de enero a Intermoda, una feria que cada año reúne a algunos de los mejores diseñadores de América latina en Guadalajara (México).

Allí, por primera vez, un grupo de modelos desfiló con ropa blindada por una pasarela. Y, tras los 18 minutos que duró la presentación de sus 130 piezas, cientos de mexicanos preocupados por los cada vez más altos índices de inseguridad en su país, se abalanzaron sobre Caballero para demostrarle que no estaba equivocado cuando quiso sacarle provecho a uno de los mayores flagelos de las grandes ciudades del siglo XXI.

Su empresa nació hace 14 años, con diez dólares prestados, cuando Caballero todavía estudiaba Administración de Empresas. Con ese dinero cosió su primera campera de cuero blindada, en la que empleó las láminas que se usan en los chalecos antibalas de policías y militares.

La prenda había sido inspirada por los guardaespaldas de una amiga de la universidad que siempre dejaban sus chalecos en el auto: les resultaba más cómodo protegerla sin esos "pesados y poco discretos" trajes encima. Pero el peso todavía era un problema (y no ha dejado de ser su reto).

Después, "probando con otros materiales más livianos que absorben mucha energía, como el poliéster", llegaron tapados, gabardinas, camisas, chalecos, remeras.

Así, mientras un chaleco blindado normal pesa 4,8 kilos, uno confeccionado por él puede estar en 3,5 kilos y, según dice, tiene la ventaja de que "no se nota el blindaje" que está debajo de la tela.

"Con los años y con la experiencia hemos desarrollado nuevas técnicas y ahora nuestros materiales son 100% flexibles y lavables y tienen una vida útil de cinco años", explicó Caballero.

Sus prendas -blindadas a prueba de balas de diferentes calibres, que van desde 22 hasta los 9 milímetros, pasando por los subfusiles Uzi-, se dividen en tres líneas y cuestan entre 290 y 2.900 dólares.

Su empresa -que no es la única que se dedica a fabricar prendas blindadas, pero es la primera de este tipo en Colombia-, viste a escoltas y miembros de la policía y las fuerzas armadas, también a empresarios, a políticos y a periodistas que realizan su trabajo en zonas en conflicto.

Pero de todas las líneas, su consentida es la VIP o Platino, con prendas exclusivas que pesan apenas 1,2 kilos, confeccionadas a medida. Se trata de ropa "más vanguardista" utilizada por presidentes y reyes.

Chávez, con sus famosas guayaberas rojas, y los príncipes de Asturias son algunos de los personajes que han recurrido a los servicios de Caballero para sentirse seguros. Entre sus actuales clientes se cuentan algunos candidatos presidenciales de países latinoamericanos, pero el diseñador prefiere no dar a conocer sus nombres.

"Una vez en Italia alguien me dijo que un producto como este sólo podía nacer en un país como el mío. Es triste pero cierto", dice Caballero.

Sin embargo, tras los atentados contra las Torres Gemelas, el 11 de septiembre de 2001, se dispararon las ventas de ropa blindada en todo el mundo, explica Caballero. Y hoy, según cuenta, el 80% de su ropa se vende en el exterior y sólo el 20% en Colombia.

"Es que desde que Alvaro Uribe está en el poder, en mi país hay una sensación de mayor seguridad, y por eso ya no compran tanto. Si no vendiera a otros países, podría haberme ido a la quiebra", dijo.

Su mejor mercado, desde hace casi cuatro años, es Brasil. Le siguen, desde hace poco, Méjico y otros países centroamericanos más pequeños. Irak y Turquía también están en la lista. Catorce años después de coser su primera campera blindada, Caballero emplea a 96 personas en su taller de Bogotá para vender cientos de prendas a prueba de balas en todo el mundo y está seguro de que el suyo es un trabajo "como cualquier otro.

.

Armando Maronese

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com