Calendario

<<   Febrero 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28      

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Caroya, el legado arquitectónico y cultural de los jesuitas

Por Armando Maronese - 16 de Febrero, 2006, 21:11, Categoría: Campo - Pueblos - Ciudades

Solares tradicionales: estancia de Caroya, en Córdoba. Fundada en 1616, este sitio fue el primer establecimiento rural que instaló la Compañía de Jesús en la región y el primer eslabón de su sistema productivo.

.

Situada 44 kilómetros al norte de la ciudad de Córdoba, en el extremo oeste de la colonia que lleva su nombre, la Estancia de Caroya pasa muchas veces inadvertida para el viajero que, raudo, espera llegar por la ruta 9 a Córdoba o a Jesús María. Sin embargo, la Estancia de Caroya tiene, por sus características históricas y edilicias, atributos que bien merecen un pequeño desvío y un paseo que deparará varias sorpresas.

.

Fundada en 1616, la Estancia de Caroya fue el primer establecimiento rural que instaló la Compañía de Jesús en la región, y el primer eslabón del sistema productivo que la Orden necesitaba para llevar adelante su labor evangelizadora, educativa y cultural. Con sus cinco leguas cuadradas llenas de hacienda, Caroya compartió, junto a sus hermanas, Jesús María, Santa Catalina, Alta Gracia, Candelaria y San Ignacio, el hecho de ser autosuficiente y sustentar económicamente a alguna de las instituciones pertenecientes a la orden.

.

Sin embargo, la historia jesuítica de Caroya tiene un antecedente curioso e inusual. En 1661 fue vendida al doctor Ignacio Duarte Quirós, quien, ya clérigo, legó todos sus bienes personales, incluida esta estancia, a la Compañía. Fue Duarte Quirós el que, en 1687, fundó el Real Colegio Convictorio de Nuestra Señora de Monserrat, (hoy Colegio Nacional de Monserrat, patrimonio de la Unesco), y el que propuso que la producción se destinara al sostén económico del Colegio.

.

Asimismo constituyó toda una tradición, que en los meses de verano los alumnos pupilos del Monserrat pasasen allí alguna temporada. Luego de la expulsión de los jesuitas, en 1767, la estancia pasó a ser administrada por los franciscanos, y un tiempo más tarde por el clero secular. Posteriormente, fue incorporada al sistema de postas dispuestas a lo largo del Camino Real al Alto Perú.

.

En su predio funcionó, desde 1814 a 1816, durante las guerras de la Independencia, la primera fábrica de armas blancas y desde aquí salieron las bayonetas para el Ejército del Norte. Además, aquí se forjó la espada que el gobernador de Córdoba, José Javier Díaz, obsequió al General Artigas.

.

Caroya tuvo visitantes ilustres: albergó en 1814 al general José de San Martín; en 1820, al general Manuel Belgrano; en 1821, al general Paz, y en 1840, fue escenario de una reunión secreta entre los generales Lavalle y Lamadrid.

.

Sin duda, fue relevante el papel que la Estancia de Caroya jugó en la llegada de los primeros inmigrantes italianos procedentes del Friuli, en 1878, dándoles cobijo y protección. Esos inmigrantes fundaron la Colonia Caroya y hoy, sus descendientes ligan al nombre de Caroya, los vinos que buscan, luego de la reciente reconversión vitivinícola, un nuevo porvenir.

.

El casco histórico - Actualmente, la Antigua Estancia Jesuita de Caroya, es la sede del Museo Histórico Provincial Casa Histórica de Caroya. El gran casco tiene la clásica forma cuadrangular de un claustro, y en sus extremos se destaca el patio de honor, sobreelevado para observación, y la capilla de siglo XVI con paredes de piedra y la imagen, en su interior, de Nuestra Señora de Monserrat. Su construcción, enmarcada por un frondoso jardín, está realizada con los clásicos materiales coloniales: piedras de canterías, vigas de algarrobo, tejas musleras y muros blanqueados a la cal.

.

Una vez traspuesto el ingreso principal del casco se accede al patio principal, donde se destacan los sucesivos arcos de las galerías y el clásico aljibe. Todo el conjunto presenta rasgos arquitectónicos de los siglos XVII, XVIII y XIX.

.

El recorrido se divide en tres partes: el Período Jesuita (1616 - 1767), la primera mitad del Siglo XIX (1807 - 1853) y el Período de Inmigración (1878). Las visitas se pueden realizar de lunes a domingo, de 9 a 15. Para visitas guiadas, contactarse al (03525) 42-6701 u Oficina Regional de Turismo (03525) 46-5700.

Armando Maronese

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com