Calendario

<<   Febrero 2006  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28      

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Carta documento de Cecilia Pando a la Ministra de Defensa Nilda Garré

Por Armando Maronese - 11 de Febrero, 2006, 18:19, Categoría: Política - Políticos

Hace unos meses la señora Cecilia Pando, esposa de un oficial Mercado, del Ejército argentino, habló ante la prensa en defensa del Obispo del Ejército, al cual el presidente Kirchner lo tenía entre ojos y al final, le sacó el cargo.

Por los dichos de la señora Pando, echaron a su marido de las filas del arma pero, ante las numerosas críticas, lo volvieron a poner en su puesto. Igualmente, al tiempo le dieron la baja por los dichos de su esposa.

Esas son cosas que pasan en un gobierno tirano, fascista y con ideas monárquicas, como fue siempre el peronismo en realidad.

Reproduzco a continuación dos cartas de la señora Cecilia Pando.

---------------------------

Carta documento de Cecilia Pando a la Ministra de Defensa Nilda Garré

El Palomar, 27 de Enero de 2006


Sra Ministro de Defensa

Dra. Hilda Garré


Me dirijo a usted, en su carácter de Ministro de Ministro de Defensa, a los efectos de denunciar la puesta en práctica de un terrible acto discriminatorio en contra de la mujer en general y de las esposas de militares en particular, por parte del Jefe de Estado Mayor General del Ejército y la Junta Superior de Calificación de Oficiales del Ejército Argentino.

En un acto que nos retrotrae a períodos históricos donde el sexo femenino no gozaba de derechos de ninguna naturaleza, la cúpula castrense ha hecho responsable a mi marido, Oficial del Ejército Argentino, de escritos y declaraciones públicas efectuados pura y exclusivamente por mi persona, como si la ciudadana María Cecilia Pando no tuviera la dignidad suficiente para ser responsable por sí misma de los actos que ejecuta en uso de su libertad.


Si bien estoy orgullosa de ser Esposa de un Soldado, cumplo en recordarle que no estoy bajo bandera, ni tengo estado militar. Y el día de mi casamiento el juez a cargo de la ceremonia en ningún momento hizo referencia a que por casarme con un oficial del Ejército Argentino, automáticamente renunciaba al ejercicio de mis derechos civiles, sociales y políticos.


Usted, como mujer y funcionaria pública a cargo de la Cartera de Defensa, no sólo tiene el derecho, sino la obligación de tomar cartas en este asunto. No sólo puede, sino que debe supervisar la conducta y corregir los errores cometidos por los mandos puestos a su disposición, especialmente cuando se vulneran derechos fundamentales establecidos en la Carta Magna.


De nada vale rasgarse las vestiduras defendiendo los derechos humanos de la década del 70, cuando hoy, en pleno 2006, en el ministerio puesto bajo su autoridad, los altos mandos del Ejército Argentino violan con impunidad los derechos humanos, sociales y políticos consagrados en la Constitución Nacional y en los Pactos Internacionales con rango constitucional desde 1994.


Señora Ministro: con el objeto de poner a su disposición las pruebas documentales que permiten confirmar la denuncia que hago por este medio, le solicito tenga a bien concederme una entrevista en el más corto tiempo posible. No olvide que su silencio y sus omisiones la constituyen en cómplice de un acto administrativo que atenta contra los valores más importantes que hacen a la vida en una República.


El Palomar, 27 de Enero de 2006


María Cecilia Pando

DNI: 18.470.203

--------------------------------------------------------------------

Nilda Garré y el Caso Mercado  

El 8 de febrero, después de haber enviado una carta documento –por supuesto nunca respondida- y de haber perdido hasta la compostura propia de una señora, pude acceder a una entrevista con la Dra Nilda Garré.


El Objetivo, denunciar personalmente al Jefe de Estado Mayor y a la Junta Superior de Calificación de Oficiales del Ejército Argentino, por un acto discriminatorio y violatorio de derechos consagrados en la Constitución Nacional.


Hasta ese momento, sabía quiénes habían sido los autores materiales del retiro de mi esposo, pero tenía serias dudas del origen intelectual de esta medida discriminatoria. Hoy, con mucha tristeza, debo aceptar que la señora Garré, una "progresista" de toda la vida, se ha alineado ideológicamente con el fundamentalismo machista más extremo.


En última instancia, ella también acepta sumisamente que un hombre sea sancionado por los dichos de su mujer.


En la práctica, esta izquierdista de toda la vida, se ha suscripto a la tan denostada doctrina de seguridad preventiva aplicada por el "imperialismo norteamericano". Los mismos fundamentos esgrimidos por los EEUU para invadir Irak, han sido aplaudidos por la ministro de defensa para defender la postura de la cúpula castrense.  

"Su marido tendría que haber dejado claro ante sus superiores que no compartía las opiniones de su esposa", fue el latiguillo permanente esgrimido para justificar lo injustificable. "Si nadie le preguntó, él igualmente tendría que haber expresado su rechazo por propia iniciativa". En otras palabras, no sabemos cómo piensa su esposo, pero ante la duda, por prevención, lo eliminamos.


¿Tendrá este progresismo de izquierda alguna idea de lo que representa el principio de inocencia consagrado en la Constitución Nacional? Ante la duda, lo crucificamos… ¡Y se atreven a pontificar sobre derechos humanos!.   Pero esto no es lo más grave. Mi esposo ha sido eliminado del servicio activo porque se presume que piensa de determinada forma. ¿Y seguimos pensando que vivimos en libertad? ¿Existe algo más totalitario que esta mentalidad progresista?. Pero, ¿si pensara u opinara en forma similar a la mía? ¿Es esto acaso un delito?


¿Tienen los militares prohibido el ejercicio del pensamiento? ¿Es indispensable para formar parte de una Fuerza Armada el pensar en forma alineada con el gobierno de turno?. ¿Volverán los días de la afiliación obligatoria a un determinado partido para mantener la fuente laboral?.   Para terminar estas reflexiones, queda siempre la posibilidad de que los nervios no me hayan permitido comprender el mensaje transmitido por la señora Garré. De ser así le ruego a la ministro, que abiertamente, como lo hizo conmigo, transmita su pensamiento a todos los ciudadanos. El pueblo tiene derecho a saber de que se Trata.

.
María Cecilia Pando DNI: 18.470.203

-----------------------------------------

.

Armando Maronese

.

Permalink :: 1 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com