Calendario

<<   Diciembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Una obra de arte abierta al turismo

Por Carlos Manzoni - 12 de Diciembre, 2005, 0:11, Categoría: Campo - Pueblos - Ciudades

Ubicada a nueve kilómetros de Santa Rosa, esta estancia perteneciente a la familia Fernández Zamponi ofrece una cuidada decoración, variadas actividades y un reencuentro con la historia de los fortines.

Su amor por la pintura, sus viajes por el mundo y su vida en Francia, animaron a Hugo Fernández Zamponi a transformar el campo de su abuelo en una obra de arte abierta a los turistas. De vuelta al pago, con la ayuda de su hermana Norma y sus padres, Carola y Segundo, en 1992 convirtió a Villaverde en la primera estancia turística de La Pampa. "Esto es una obra de arte inconclusa", la definió.

Este lugar, ubicado a nueve kilómetros de Santa Rosa, se convirtió en el remanso de los embajadores de Noruega, Israel, Cuba, Rusia, entre otros diplomáticos, a los que cautivó el dilatado paisaje del llano. "Esto es llanura pura e infinita, que es lo que tanto subyuga a los extranjeros", comentó Zamponi.

Su abuelo, Juan Fernández Lorences, compró estas tierras a Pedro Farrel, familiar de quien fue luego presidente de la Nación. La estancia era conocida como "la legua del gobernador", por haber pertenecido a Felipe Centeno, gobernante del territorio entre 1908 y 1917, y fue bautizada como Villaverde en homenaje al pueblito asturiano en el que nació la esposa de Fernández Lorences, Teresa Feito.

Particular aroma

El casco principal y el salón para actos sociales se erigen en el centro del parque de 30 hectáreas surcado por arboledas de eucaliptos, cipreses, laureles, aromos y glicinas, que identifican las distintas épocas del año con su particular aroma.

La decoración del casco exhibe muebles de estilo, reliquias de familia, cómodas de nogal con lunas biseladas, sillones traídos de Francia, percheros vieneses, arañas y camas de bronce, vajilla de época y adornos que armonizan con las alfombras y dan un toque de alegría a la ambientación. Construida a cuatro aguas, la casa ostenta un vistoso pórtico de columnas romanas.

Cerca de allí se encuentra la piscina, a la que se accede por dos escalinatas custodiadas por las musas estivales: diosas de la primavera, el otoño, el invierno y el verano. "Ellas son un símbolo de que Villaverde recibe a sus huéspedes durante todo el año", acotó Zamponi.

Aunque algunas tardes de verano invitan a eternizarse en las aguas azules, el paseo no concluye allí. Una cascada iluminada baña la piscina; luego, el solárium, el fogón criollo, el aljibe, la fuente de los corceles, dos esculturas ecuestres que marcan el acceso al parque, farolas, la capilla San Marcos y una playa de estacionamiento completan el cuadro.

Al mismo tiempo, en las restantes 800 hectáreas se realizan actividades agrícolas y ganaderas, como siembra y cosecha de diversos cultivos y cría de ganado bovino y equino.

Entre las atracciones que pueden disfrutar los visitantes se cuenta el arreo y encierre de ganado, cabalgatas, participación en la siembra o cosecha de cereales, paseos en carruajes de época, observación de aves (churrinches, pechitos colorados, benteveos, pájaros carpinteros, tordos, palomas y chimangos) y baños en la piscina.

Una visita a la capilla San Marcos, edificada en honor al patrono de la naturaleza y dedicada al primogénito de la familia, permitirá admirar otros tesoros: imágenes de Santa Teresa de Jesús, San Marcos, la Virgen de Covadonga, un vía crucis traído desde el Vaticano, una pintura de San Antonio de Padua proveniente de Italia y recuerdos de familia.

En la guardería de carruajes, descansan un landeau francés, una americana cabriolet, un carro carnicero-lechero, sulkys, chatas rusas de paseo, un break, autos antiguos y una colección de emprendados.

Lugar cautivante

Pero eso no es lo único que cautivará al ocasional huésped, puesto que a 400 metros del casco se divisa la reconstrucción del fortín Huitrú. Allí se podrá descubrir una parte de la historia pampeana y sumergirse en la vida primitiva de la región, en la que un puñado de hombres resistía el embate de los indios.

Zona de rastrilladas (caminos indígenas), el centro-este de La Pampa era un punto neurálgico para las fuerzas de frontera, puesto que por aquí debía pasar la indiada para unir el cacicazgo de Leuvuco con el de Salinas Grandes.

El coronel Hilario Lagos estableció un cuartel general en Luan Lauquen, laguna situada en las proximidades de Winifreda. Según un parte que remitió al general Roca, desde allí desprendía partidas hasta treinta leguas a la redonda. Una de ellas pudo haber sido la que estableció el pequeño fortín en la tierra que hoy ocupa Villaverde.

La estancia y el fortín están declarados de interés turístico cultural por el Senado de la Nación y de interés turístico por la Secretaría de Turismo de la Nación.

Perfeccionista y enamorado del arte, Zamponi siempre ve incompleto su trabajo. "No le falta nada, pero le falta todo. Cada día se abre el espacio para una nueva obra de arte. Los huéspedes mismos modifican el lugar con sus impresiones y vivencias", concluyó.

Por Carlos Manzoni

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com