Calendario

<<   Diciembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Nepotismo: billetera abierta, abogados y profesores que ignoran la ley.

Por Claudio Chiaruttini - 11 de Diciembre, 2005, 1:12, Categoría: Corrupción - Violencia

Un nuevo Congreso, viva el FpB. Los casos Luis Patti, Rafael Bielsa y Eduardo Lorenzo Borocotó muestran que la Nueva Política no es casualidad, es un efecto directo de las lecciones y recomendaciones que Néstor Kirchner representa. En el camino, para mejorar las instituciones se las vacía de contenido, se designa a personas dependientes del poder para consolidar las malas acciones del poder, de protegerlo de sus propias ilegalidades. Es el comienzo de una nueva época.

Hoy, sábado 10 de diciembre nace un nuevo Congreso, consecuencia de la aplicación práctica de la Nueva Política que quieren llevar adelante Néstor Kirchner y sus seguidores del Frente para la Victoria.


Por lo tanto, lo que hemos visto la última semana -y veremos en las próximas-, será también el resultado de la aplicación práctica de la Nueva Política. Personalmente, eso no me despierta esperanza alguna.


En verdad, se esperaba poco del Nuevo Congreso. El anterior, el que cesó a medianoche, ya había sido el peor en la historia:


1) La Cámara de Diputados que terminó su actividad el 9 de diciembre, apenas tuvo su último período de sesiones con un total de 10 sesiones ordinarias y 26 especiales (citadas por la oposición, pero que nunca alcanzó el quórum mínimo para funcionar).


2) La Cámara de Senadores sesionó, en el mismo período de sesiones, en 39 oportunidades, presionada por la esposa del Presidente de la Nación. Sin embargo, un tercios de las reuniones (12 en total), tuvieron como fin derrocar, perdón, remover a jueces de la Suprema Corte de Justicia.


3) En los números fríos, las dos cámaras se reunieron una vez por semana durante el término de las sesiones ordinarias, pero su rendimiento real fue nulo: menos de 100 proyectos de Ley se aprobaron en el año.


4) El Jefe de Gabinete, Alberto Fernández, fue sólo en 2 oportunidades en el año 2005, cuando debe ir a rendir informe cada 2 meses.


5) En Diputados se presentaron cerca de 200 proyectos de Ley, 100 de ellos lograron la media sanción, pero ahora han caducado por falta de tratamiento. Tampoco se analizaron cerca de 1.000 temas que formaron parte de las Órdenes del Día.


6) Sin embargo, aunque los legisladores no legislaron, escribieron casi sin parar para hacer un poco de marketing electoral entre sus seguidores. Así, por ejemplo, en Diputados se presentaron cerca de 600 proyectos de ley, 1.200 proyectos de declaración (sólo 5 legisladores redactaron 650), 300 proyectos de resolución y 700 proyectos de comunicación.

7) En Senadores se repitió el fenómeno, pero en menores dimensiones: 500 proyectos de Ley, 800 proyectos de declaración, 900 proyectos de resolución.


8) En total, cerca de 6.000 proyectos que ocuparon decenas de miles de páginas y que no sirvieron para nada.


Quizás por tener un Congreso tonto, gordo e inútil, la Casa Rosada va a terminar el año con casi 50 decretos de necesidad y urgencia, alcanzando casi los 180 firmados por Néstor Kirchner en lo que va de su gobierno. ¿Es que el Presidente cree que los legisladores no conocen la ley?


El nuevo Congreso, según un relevamiento realizado por "Infobae", tiene muchos abogados: 37% de sus integrantes en Diputados y 41% en Senadores, mientras que 17% de los miembros de la Cámara baja y 15% de la Cámara alta son profesores, es decir, gente con conocimiento legal y con una buena educación..., en teoría.


Entonces ¿por qué 212 diputados le dijeron "No" a Luis Patti y "Sí" a Eduardo Lorenzo Borocotó? Quizás porque 17% de los diputados y 16% de los senadores no tienen estudios.

Luis Patti no fue impugnado por la Justicia Electoral y logró 370.000 votos.


Eduardo Lorenzo Borocotó cambió de un partido a otro en cuestión de una semana, en un trasvasamiento de ideas y convicciones por lo menos llamativo.


La causa de estudio de los dos casos, fueron supuestas incapacidades morales. Así, Patti -que no engañó a nadie con su historia y su pasado, con sus intenciones e ideas-, no pudo jurar como Diputado Nacional.


Por su parte, Borocotó, quien se hizo elegir por la oposición y se pasó al oficialismo a una semana de ser electo (las ideas del oficialismo no son equivalentes a las ideas de la oposición), pudo jurar.


De esta forma, el Congreso mandó un mensaje a la sociedad: "No importa lo que la ciudadanía vote, si a nosotros no nos gusta, lo bajamos de un plumazo, aunque en el camino violemos la Ley y la voluntad popular. Sin embargo, si engañás a los que te votaron, te haces oficialista y juras fidelidad al dueño de la billetera, serás uno de nosotros, porque la moralidad está del lado del poderoso".


Los casos Patti y Borocotó se suman a otros dos hechos bochornosos:


a) Casi el 85% de quienes votaron las listas que promovió Néstor Kirchner, apoyaron el plan económico que llevaba adelante Roberto Lavagna. La reacción del Presidente de la Nación fue obvia: despidió a Lavagna.


b) Néstor Kirchner eligió a Rafael Bielsa, contra la voluntad de Bielsa, como candidato a diputado nacional. Bielsa hizo campaña a desgano. Salió 3º cómodo. Luego anunció que no sería diputado, que sería embajador en París. Más tarde anunció que no sería embajador en París, pero sí sería diputado. Al cierre de esta nota, no saben si lo dejarán asumir en el Congreso. Acaso, ¿cuántas normas morales lleva violadas con sus cambios de opinión?


En este mar de iniquidades, quedaron como datos menores las compras de legisladores (operación que se llevó a cabo después de la compra de gobernadores, intendentes y concejales) en todas las provincias, dándole fuerzas al Frente para la Billetera, perdón, para la Victoria. Porque hay que comenzar a hablar del FpB, no del FpV.


En la Argentina, avanzamos hacia el partido hegemónico que por cierto no es el FpV sino el FpB.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx
Veamos el diseño del sistema electoral. Por ejemplo, en el conurbano vive 70% de la población de la Provincia de Buenos Aires y obtienen 46% de las bancas.


Por su parte, 30% de la población que vive en el interior, es representada en 54% de las bancas.


Uno de los efectos secundarios de la semana de los 5 presidentes que vivimos los argentinos a fines de 2001, fue el reclamo a viva voz de los políticos de fortalecer las instituciones.

Cuando asumió Néstor Kirchner (igual hubiese pasado si el ganador era Carlos Saúl Menem), existió un reclamo para poner en práctica la reforma.


El primer paso de la Casa Rosada, fue renovar la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Aunque el mecanismo elegido fue casi ilegal, se llevaron a cambio los cambios. En el camino se eligió a los siguientes ministros para la Corte:


1) Un candidato -considerado por la izquierda "pro-hombre moral"- que no pagaba sus impuestos, tenía bienes no declarados a la AFIP y contaba como asistente a un ex secuestrador;

2) Una señora, que no asumió en fecha en su nuevo cargo porque tenía otro trabajo en el exterior, en el que cobraba en divisas extranjeras a un apetecible 3 x 1;


3) Otra señora, que le encanta redactar fallos junto con la mayoría, pero siempre que sean sus propios fallos, creyendo que así ingresará en la historia constitucional argentina, causando el hazmerreír de los juristas; encima, ahora, ella presidirá el Consejo de la Magistratura, que ya es otra institución vergonzosa;


4) Un ignoto hombre del Derecho Comercial, un tema menor para una Corte Suprema, aparentemente, y cuyo gran activo intelectual es ser conocido de la Primera Dama. Ah!!, faltan completar 2 designaciones aún.


Las fechas legales para presentar candidatos a ocupar las sillas vacantes ya pasaron, sin embargo, no se conoce la estrategia que seguirá la Casa Rosada. Es decir, a hoy, los argentinos tenemos una Corte de 7 integrantes, y proyectos aprobados en Comisión para reducir la Corte de 9 a 7, pero el Presidente no quiere, aunque no propone aún los otros 2. O sea, que al Ejecutivo que vino a consolidar las instituciones, no le interesa lo suficiente la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Perdón pero..., ¿esto es una pesadilla?

Bueno, no exageremos. No todas son malas noticias: se sabe que la consorte Presidencial, presentó un proyecto para cambiar el Consejo de la Magistratura (el órgano espejo de la Suprema Corte de Justicia), con el fin de lograr que las instituciones intermedias que representen a los hombres de la Justicia (como el Colegio de Abogados) o la Academia, pierdan participación frente a los representantes políticos (Diputados y Senadores, además de la Casa Rosada), que tendrán más peso en las decisiones.


Así, entonces, para mejorar las instituciones van a eliminar la participación de los representantes no politizados, van a vaciar un organismo judicial de juristas y van a darle más peso y poder al poder político de turno que, por casualidad, es el FpB.


Consecuencia de los cambios, por ejemplo, la actual pareja del Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, Vilma Ibarra, ocuparía una silla en el organismo modificado que se encarga de juzgar a los jueces como, por ejemplo, quienes investigan a su hermano, Aníbal Ibarra, por el caso República Cromañón.


En el caso que Vilma Ibarra no avance, se sumaría Miguel Pichetto (casi un secretario privado de la esposa del Presidente de la Nación en el Senado), o Carlos Julio Moreno, un hombre cercano al Secretario Legal y Técnico, Carlos Zanini. ¿Y la independencia, autonomía y transparencia?


Las modificaciones en el Consejo de la Magistratura, serían el paso previo al inicio de causas contra varios miembros de la Justicia Federal que el kirchnerismo quiere reemplazar. Ocurre que existen 140 causas abiertas contra funcionarios de la administración Kirchner. El ranking es el siguiente:


1) Néstor Kirchner: 52 denuncias.

2) Alberto Fernández: 24 denuncias.

3) Aníbal Fernández: 12 denuncias.

4) Julio de Vido: 5 denuncias.


Es interesante destacar, que varias de las causas fueron presentadas por "denunciólogos" cuasi profesionales. Sin embargo, no son denuncias menores, un juez con deseos de figurar y el apoyo político correcto, puede poner en apuros a los actuales miembros del Poder Ejecutivo una vez que mengue su poder.


Por eso, hay que preparar la salida de la Casa Rosada en el 2007 o en el 2011. En ese sentido, nadie quiere quedar como Fernando De la Rúa, quien no cuenta con protección judicial.

El Congreso: ¿más de lo mismo?


El pasado 23 de octubre, sobre 60.000 candidatos que se presentaron en unas 1.200 agrupaciones o listas políticas, los argentinos elegimos 4.344 personas para que nos representen.

De ese total, 151 pasaron a ocupar el edificio del Congreso de la Nación. Es de esperar que sean elegidos los mejores, los más eficientes, los más capaces.


Una de las características que tienen el nuevo Congreso, que ya entró en funciones, fue el recambio generacional. Se fueron de sus filas verdaderos dinosaurios como Eduardo Menem (22 años), Antonio Cafiero, Mario Losada (18 años), Ramón Puerta (que fingió como Presidente de la Nación un par de días y rechazó un segundo período), Alberto Natale, Humberto Roggero (18 años) y Leopoldo Moreau (¿alguna vez tuvo el "líder" radical un trabajo en serio, con horario y cobro de sueldo como el resto de los argentinos?)

Asume una nueva oposición: el macrismo, el lopezmurphismo, algunos partido del interior y resabios del cavalismo, crearon el bloque del PRO, con lo cual, se transformaron en la tercera fuerza del Congreso, en especial, luego de la virtual ruptura que ya se vivió en el radicalismo.


La tercera características del nuevo Congreso, es la desaparición de 20 bloques unipersonales sobre 24 que existían hasta ahora. Se supone que un Parlamento más concentrado permitirá mejorar la calidad de las votaciones, de los textos de los proyectos de ley y de la selección de temas que tratan las comisiones. Se supone....


Una cuarta característica, según informa un trabajo de la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), es que el nuevo Congreso está conformado gracias a una baja tasa de reelección. Sin embargo, es el comienzo de los problemas que estamos viendo en el Parlamento Nacional.


De los 127 cargos elegidos para Diputados el 23 de octubre, sólo 33 fueron a la reelección. A esa cifra hay que sumarle dos senadores que pasaron a la cámara baja. De los 35 cargos en juego, sólo 21 lograron sostener sus bancas. De esta forma, la tasa de reelección fue del 15%, con un éxito de quienes buscaron retener sus cargos del 60%.


Por su parte, el informe cita otra investigación realizada entre 1985 y 1997, donde la tasa de reelección fue de 16%, así que podemos sostener que es una constante histórica desde el regreso de la democracia en 1983.


Sin embargo, las posibilidades de mantener el cargo en el Congreso es mayor en ciertas provincias. Por ejemplo, Jujuy (66%), La Pampa (66%), Buenos Aires (37%), Misiones (33%), Salta(33%), San Juan (33%), San Luis (33%), Capital Federal (30%).


En Senadores el panorama no fue muy diferente: se pusieron en juego 24 asientos, en total. Ocho senadores fueron a la reelección y 9 diputados quisieron pasar de la Cámara Baja a la Alta. Del total, 11 lograron su objetivo (6 senadores y 5 diputados).


Así la tasa de reelección fue del 25% (más alta que en Diputados), pero el 46% de las personas que asumirán, ya estaban desempeñando cargos legislativos en alguna de las dos cámaras. De esta forma, la Cámara de Diputados se convierte en un paso previo a ingresar a Senadores.


Pero ascender políticamente no implica ser fiel al mismo partido. En el Senado, 9 de 17 casos lo hicieron por otro partido (53%), en especial, como fruto de la ruptura dentro del Partido Peronista y la creación del Frente para la Victoria (89% de los cambios de partido).

Para la institución, aunque la cantidad de legisladores que se presentó a la reelección es baja (52 candidatos sobre 151 bancas en juego), la probabilidad de reelección es alta (61,5% en promedio con 65% para diputados y 64% para senadores), por lo cual, el legislador que logra ser incluido en las listas, en gran medida, logran conservar sus bancas o una banca.


Un detalle: de las 151 bancas en juego el 23 de octubre pasado, sólo 21% de los cargos fueron ofrecidos a quienes ya tenían función legislativa. Recordemos que se postularon 2.359 personas para diputados y senadores, lo que implican que no fueron electos 2.208 candidatos.

Sin embargo, cada diputado requirió de unos 161.200 votos (aunque las distribuciones por distrito es muy distinta) y el legislador promedio tiene a su disposición casi 654.194 pesos pera gasta, casi 3% más que en el 2000.


Así, pocos llegan, no todos obtienen la misma cantidad de votos y, aunque parezca mentira, tienen más dinero para gastar a nivel provincial que a nivel nacional.


¿Cuál es el interés de ingresar al Parlamento nacional? Quizás los negocios que se pueden hacer por sólo levantar la mano. ¡FpB o muerte!

Por Claudio Chiaruttini

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com