Calendario

<<   Diciembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Una aproximación al Apocalipsis

Por Armando Maronese - 3 de Diciembre, 2005, 20:36, Categoría: Religión - Costumbres - Sectas

El Apocalipsis es el último libro de la Biblia y su nombre en griego, significa "Revelación". Fue escrito en torno a los años 95-100 d.C., e intenta brindar un mensaje de esperanza para los cristianos que están sufriendo la persecución y el martirio.

Es muy importante tener en cuenta, que este libro pertenece al género literario apocalíptico, relacionado con la profecía (en el sentido de "mirar hacia adelante" y anticipar el futuro). En la Biblia hay dos libros del género apocalíptico, el libro de Daniel y el Apocalipsis.

Además, hay algunos pasajes dentro de otros libros, que tienen características del género apocalítico (por ejemplo, el capítulo 13 de Marcos). En los escritos judíos de la época, era un género muy común y utilizado. Se caracteriza por utilizar muchos signos y símbolos para explicar el mensaje que quiere dar.


La situación de las comunidades


Tras la muerte de Jesús, el mensaje llevado por los apóstoles se expandió -en pocos años-, por grandes regiones del imperio romano, originando comunidades que intentaban vivir la fe en Jesús y convivir según sus enseñanzas.

En un principio el imperio romano toleró este nuevo movimiento, pero con el tiempo fue creciendo una hostilidad y rechazo que terminó en la persecución de los cristianos. El imperio tenía sus propios dioses, rendía culto al emperador y se sostenía en un sistema que explotaba al pueblo pobre, muchas veces esclavo.

Las comunidades cristianas, lentamente, iban socavando los cimientos del imperio, pues transmitían la fe en un único Dios, intentaban vivir una fraternidad real y creciente, defendían la igualdad de las personas y se oponían a la opresión del pueblo y condenaban los abusos de los ricos y poderosos.

En este contexto, surge, a partir del emperador Nerón, una serie de persecuciones contra los cristianos. Nerón las comienza, hacia el año 64 d.C., con motivo del incendio de la ciudad de Roma.

Al morir Nerón, años más tarde, momentáneamente las persecuciones cesaron. Pero hacia fines del siglo, el emperador Domiciano inició una nueva persecución, más violenta y generalizada que la anterior. La primera había quedado circunscripta a Roma y en la segunda se extendió a otras partes del imperio, en especial hacia algunas regiones y ciudades de la provincia del Asia.

Los cristianos se negaron a rendir culto al Emperador y fueron perseguidos con ferocidad por las autoridades romanas de la región.

En estas circunstancias, Juan, el autor de libro, desterrado y prisionero en la isla de

Patmos, por causa de la fe (1, 9), que comparte el sufrimiento de las comunidades, recibe un mensaje de Dios para las iglesias.


El Autor


No se sabe mucho del autor del libro del Apocalipsis. Su nombre es Juan, y comparte la situación de persecución del pueblo (1, 9). Como el libro está dirigido a comunidades del Asia Menor (las siete iglesias destinatarias de las siete cartas), se piensa que podría ser un animador de estas comunidades.

Es portavoz de Dios (1, 3; 22, 6-8) y se dirige a los hermanos perseguidos (1, 9). Hay quienes reconocen en esta persona a Juan el evangelista, autor del cuarto evangelio, pero también, existen opiniones que señalan que no se trata de la misma persona, pues los dos escritos tienen muchas diferencias en temas, estilo literario, etc.

Claves de lectura


Es importante tener en cuenta, el lenguaje simbólico que utiliza el autor para describir la realidad que vive.

El número 144.000 que señala los elegidos, es un número compuesto por la multiplicación de 1000 x 12 x 12.

El número doce, en la Biblia, significa elección (doce tribus, doce apóstoles,...). Cada doce, corresponde al Antiguo y al nuevo Testamento. El resultado no significa una cifra exacta sino una cantidad muy grande de elegidos.

El número 666, es un número simbólico que corresponde a la suma de los valores asignados a las letras del nombre del emperador Nerón. En hebreo, así como en griego, las letras se corresponden con un valor numérico. Sumando los valores de las letras que forman las palabras Nerón César (sin vocales porque no existen en hebreo), se llega a ese número. Por lo tanto, la cifra 666, que se identifica con la Bestia (ver cap. 12) corresponde al emperador Nerón, que recordemos, había iniciado las persecuciones.

Significado de algunas imágenes:

• La mujer embarazada (12, 1-2): representa a María, que está gestando al Mesías, Jesús.

• La Bestia (13, 1), corresponde al imperio romano, el opresor y perseguidor de aquel tiempo.

• El cordero (14, 1) representa a Jesús.

• Hijo del hombre (14, 14) imagen que se identifica con Jesús y está tomada del profeta Daniel.

• Nueva Jerusalén (21, 2) representa al nuevo pueblo de Dios.

• Alfa y Omega (21, 6) corresponden a la primera y última letra del alfabeto griego, simbolizan el principio y el fin de las cosas.

El mensaje que el autor quiere dar, está relacionado con lo que están viviendo las comunidades a las que escribe. Las persecuciones no durarán siempre, el martirio y el sufrimiento pasarán.

De la misma manera que Cristo triunfó, como cordero inocente, los cristianos vencerán también. El destino que Dios quiere es un mundo nuevo, en armonía. Su poder vencerá al poder del mal.

Juan llama, a los cristianos, a resistir contra los regímenes que utilizan la violencia y se valen de la injusticia. Revela el juicio de Dios y la victoria de la verdad y la justicia y, al fin de los tiempos, el mal será derrotado. El futuro que Dios quiere es una nueva creación, una nueva alianza, la presencia de Dios con su pueblo.

El Apocalipsis es un libro para animar y dar fuerzas, para reconocer la presencia de Dios con nosotros y aprender a mirar la historia con ojos nuevos, para descubrir los caminos de Dios que ya está actuando en medio nuestro.

Igualmente, tengo que aclarar, que el libro del Apocalipsis no se puede comprender con una sola lectura, pues es bastante difícil de comprender. Por eso, se lectura debe ser lenta y analizando cada frase minuciosamente.

.

Armando Maronese

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com