Calendario

<<   Diciembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Miceli reemplazó a Lavagna: El "Cristinismo" al poder y otro error del Presidente

Por Armando Maronese - 3 de Diciembre, 2005, 20:15, Categoría: Corrupción - Violencia

Néstor Kirchner expulsó a Roberto Lavagna del gabinete; pero así le evitó tener que pagar los costos por los fracasos de la política económica.

Lo reemplaza Felisa Miceli, quien ingresó al gobierno de la mano de Lavagna, luego se cobijó cerca de Julio De Vido y terminó convertida en una defensora de Cristina de Kirchner. El "Cristinismo" ha comenzado, ¿quién invertirá hoy en la Argentina?

1. Roberto Lavagna no quería marcharse. Pretendía quedarse más tiempo en Economía, pero a la vez, mantenía su proyecto político personal que incluye una candidatura presidencial. Néstor Kirchner se hartó de Lavagna el viernes, cuando vio desde su despacho el discurso de Lavagna en Idea. Porque el Presidente se había instalado un sistema de "streaming" para seguir por Internet los sucesos en la ciudad de Mar del Plata.

2. Néstor Kirchner no tenía reemplazo de Lavagna y por eso apeló a Felisa Miceli, quien no es reconocida como presidente del Banco de la Nación Argentina ni como economista, pero ella representa hoy el denominado "Plan B", los ideales del Grupo Fénix, el "Cristinismo" que ganó el 23 de octubre pasado en las urnas. A Kirchner le han prometido una mayor redistribución de la riqueza en favor de los asalariados, y es la ruptura formal con el denominado "Modelo Techint", aún cuando en el corto plazo Micelli afirme que esto no es verdad y que se mantienen los lineamientos anunciados por Lavagna.

3. Kirchner consideró que la presencia de Lavagna en el Coloquio de Idea, a los ojos del resto del gabinete nacional, era un desafío. Por cierto que también así lo tomaron los propios empresarios que se encontraban presentes en Idea. Kirchner dijo que no estaba dispuesto a tolerar el desafío de un ministro.


4. Pero Kirchner cometió un gravísimo error político, porque al expulsar a Lavagna cuando el plan económico se ha complicado pero no del todo, lo más probable es que no le permitirá superar la crisis que se avecina. Lavagna se va con un capital político personal y no se hace cargo de lo que ocurrirá. Para comenzar, Lavagna deja una inflación incipiente que en diciembre alcanzará un nivel preocupante. El esquema impositivo, los precios relativos, la deuda externa que sigue en default: la herencia que recibe Miceli es considerable.


5. Kirchner se encontraba muy descontento con Lavagna por 3 motivos: cree que no hizo lo posible por controlar los precios; por obligar a los empresarios a invertir y por redistribuir riqueza, que es la acusación desde la izquierda. Además lo acusa de tener un manejo propio con el FMI y el gobierno estadounidense que, muchas veces, contradice lo que opina o piensa el Presidente.


6. Lavagna ha afirmado, en reiteradas ocasiones, que Kirchner no le permitía ajustar tarifas, saldar obligaciones con empresas extranjeras que pueden colaborar a crear un clima de inversiones, y básicamente, que Kirchner promovía un crecimiento del gasto público por motivos políticos que presiona en exceso el superávit fiscal.


7. Otra cuestión mucho más importante, era el debate por el tipo de cambio. Lavagna quería mantener el compromiso con Techint del dólar a $ 3.-, y el ala izquierda del kirchnerismo insistía en que había que estimular el consumo doméstico, y eso suponía una revisión de la política cambiaria. Con todo, no es un dato menor que no aparezca Martín Redrado como sustituto de Lavagna, sino Miceli. Hay una intencionalidad de Kirchner que muchos de los agentes económicos no compartirán.


8. La etapa final de Lavagna en el gabinete, quedó manchada por acusaciones y denuncias de corrupción. El kirchnerismo apuntó al "Ratón' Pérez", mano derecha de Lavagna; y éste fue detrás de José López, secretario de Obras Públicas, y el ministro De Vido. Aclaraciones y rectificaciones no lograron emprolijar la situación.


9. Lavagna era un resabio de Eduardo Duhalde en el gabinete nacional y también de Paolo Rocca; pero Miceli ni siquiera tiene esos respaldos, y el famoso "Plan B" del Grupo Fénix, provoca temor en quienes advierten que la Argentina pueda encontrarse en vísperas de un "chavismo a la santacruceña".


10. Es curioso que, hace no mucho tiempo, Miceli era un cadáver político; ni ella ni su novio habían logrado integrar las listas del partido peronista porteño; Alberto Fernández llegó a planificar reemplazarla en el Banco de la Nación; por eso es que ella giró hacia el "Cristinismo", para resistir. Y ahora se queda con el Palacio de Hacienda. Es la primera vez en la historia argentina que hay una ministro de Economía. Hubo una Presidente de la Nación, ahora hay 2 ministros de la Corte Suprema de Justicia de la Nación; faltaba una mujer en Economía.

.

Armando Maronese

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com