Calendario

<<   Noviembre 2005  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

La complicada relación con Cheney

Por Elisabeth Bumiller - 22 de Noviembre, 2005, 0:11, Categoría: Opinión

La Casa Blanca lo desmiente, pero crecen los rumores sobre las diferencias con Bush.

 

La relación entre ambos es la comidilla de esta capital. ¿Hubo una ruptura? ¿O simplemente se están alejando? ¿El superior ha puesto en penitencia al inferior? Y, en cualquier caso, ¿quién es el superior?

 

La relación entre el presidente George W. Bush y el vicepresidente Dick Cheney es, sin duda, el vínculo más misterioso de Washington. Y en las últimas semanas ha circulado el rumor de que las acciones de Cheney han bajado mucho ante el presidente.

 

Estos rumores están impulsados por la caída de la imagen de Bush, fundamentalmente debido a políticas identificadas con Cheney, y por informes basados en fuentes anónimas, publicados por el diario The Daily News, de Nueva York, la revista Time y las noticias por cable.

 

Resumiendo: se dice que Bush está irritado con Cheney porque el vicepresidente le prometió un final rápido y exitoso para un conflicto que ya lleva dos años y medio, y por el agresivo intento de la oficina de Cheney de desacreditar a un crítico de la guerra, intento que dio como resultado una acusación judicial contra el principal asesor del vicepresidente.

 

Por ahora, el consenso entre los republicanos próximos a la Casa Blanca, es que probablemente se haya enojado por las actitudes del despacho de Cheney, y que desde hace tiempo es consciente de que el vicepresidente exageró con respecto a las armas de destrucción masiva en poder de Irak.

 

Pero los mismos republicanos dicen que Bush era tan partidario de la guerra como Cheney, y que de todas maneras la relación entre ambos ha ido cambiando inevitablemente a medida que Bush se fue sintiendo cada vez más seguro en el cargo.

 

Algunos funcionarios admiten que el clima en la Casa Blanca hoy está lejos de ser armonioso y que Bush nunca dejó a su número dos a salvo de su habitual irritabilidad.

 

Aun en el mejor de los momentos, según dijo la semana pasada un ex integrante de la administración, Bush no se privaba de interrumpir a Cheney en mitad de una frase, delante de todo el gabinete.

 

Sin embargo, la Casa Blanca niega firmemente cualquier ruptura y casi todos los republicanos opinan que si el matrimonio ha naufragado, aún puede salvarse. "Cualquier fricción entre ellos es vista de la misma forma en que los niños ven una discusión entre mamá y papá", dijo Vin Weber, un ex congresista amigo de Cheney. "Es decir, es algo más serio para los hijos que para los padres."

 

Diferencias

 

La semana pasada, sí pareció abrirse una diferencia política con respecto al senador John McCain, un republicano de Arizona, y su propuesta para prohibir el cruel y degradante trato que se les da a los prisioneros, sostenido por el gobierno de Estados Unidos. La enmienda pasó al Senado el mes pasado, pero Cheney, que quiere una exención que de a la CIA libertad absoluta en los interrogatorios, se opuso tan categóricamente que finalmente McCain levantó el teléfono y llamó a Bush. Al parecer, el carácter del vicepresidente se había convertido en un obstáculo para llegar a cualquier tipo de acuerdo, aunque nadie lo dice tan abiertamente.

 

Los funcionarios de la Casa Blanca, dicen que Cheney aún acompaña a Bush en las reuniones presidenciales matinales más críticas, durante los briefings de la CIA, del FBI, durante los huracanes, y afirman que el vicepresidente asiste también a todas las principales cumbres políticas. Bush y Cheney también mantienen su almuerzo semanal a solas, la reunión más importante en Washington.

 

Los mismos funcionarios descartan los rumores que afirman que Cheney ha estado fuera de combate últimamente, ya sea en su casa de Jackson Hole, en Wyoming, o en un viaje anual para cazar faisanes en South Dakota.

 

Es más, Cheney agregó este mes, otro sitio de vacaciones a su vida: St. Michael´s, en Maryland, en la costa este de la bahía de Chesapeake. El fin de semana pasado, los Cheney se mudaron a una casa de 2,6 millones de dólares, en un predio de tres hectáreas y media frente al mar, a pocos pasos de la casa de fin de semana de otro halcón y amigo de toda la vida, el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld.

 

Los amigos de Cheney dicen que está muy apagado desde el enjuiciamiento de su jefe de gabinete y amigo Lewis Libby, y afirman estar preocupados por su peso, que parece estar aumentando nuevamente a pesar de que estuvo bajo control durante los últimos años. Cheney, de 64 años, ha sufrido cuatro ataques cardíacos, y en septiembre pasado fue sometido a una cirugía reparadora de aneurismas en las arterias debajo de ambas rodillas.

 

Sin embargo, el jefe del gabinete de Bush, Andrew Card, afirmó que Cheney "está en el medio" de todas las actividades importantes de la Casa Blanca.

 

Por Elisabeth Bumiller, del International Herald Tribune. Traducción: Mirta Rosenberg

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com