Calendario

<<   Noviembre 2005  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

La CIA creó una red mundial de bases secretas antiterroristas

Por Hugo Alconada Mon - 22 de Noviembre, 2005, 0:04, Categoría: EE.UU. y sus acciones

Basada en sus experiencias clandestinas en América latina, la Agencia Central de Inteligencia (CIA) estableció centros de operaciones especiales en más de dos docenas de países para capturar o matar a presuntos terroristas o penetrar en las redes que podrían amenazar a los Estados Unidos.

 

Los llamados Centros de Operaciones Antiterroristas (CTIC, por sus siglas en inglés), están desperdigados por toda Europa, Medio Oriente y Asia, según reveló ayer el diario The Washington Post, que a principios de este mes ya había divulgado que la CIA opera cárceles secretas -"agujeros negros", en la jerga de inteligencia- en ocho países de Europa del Este.

 

Los prisioneros eran transportados a esas cárceles en vuelos secretos que hacían escala sin autorización en varios países europeos, que hoy estudian la posibilidad de demandar a la agencia por violar su soberanía.

 

Más de 3.000 sospechosos de vínculos terroristas han sido asesinados o capturados desde septiembre de 2001 gracias a CTIC, según informó el subdirector de Operaciones de la CIA -cuyo nombre se mantiene en reserva-, a los integrantes de un comité del Congreso durante una sesión secreta.

 

La característica central de estas bases, es la cooperación abierta entre los agentes de la CIA y los servicios de inteligencia locales, sea en Europa -con una "base aliada"- o aun en Indonesia o Yemen, con los que el Departamento de Estado mantiene cruces públicos por la violación de los derechos humanos.

 

Según relataron oficiales de inteligencia norteamericanos y de otros países, las nuevas redes secretas de colaboración, se basaron en "los centros de lucha contra el narcotráfico de la CIA en América latina y Asia".

 

"Ante la corrupción de la policía local y los servicios de inteligencia, la CIA persuadió en los años 80, a los líderes de esos países, para que la dejaran seleccionar individuos para esas tareas, pagarles y mantenerlos físicamente separados de sus propias instituciones", recordaron esos informantes a The Washington Post, que publicó la historia en su tapa de ayer.

 

Varias de esas operaciones o redes especiales, en particular las que salieron a la superficie vinculadas al narcotráfico y a otra agencia de los Estados Unidos, la DEA, derivaron en la apertura de investigaciones penales en varios países de América latina, incluida la Argentina. Ya en los años 90, por ejemplo, la Operación Langostino incluyó la confusa participación de un supuesto fotógrafo e informante de la DEA, Carlos Sauvignon Belgrano,

 

Pero el mayor escándalo de las últimas dos décadas entre la CIA y América latina, es el llamado Irán-contras, que promovió una red de armas, dinero y drogas para financiar la lucha contra el sandinismo en Nicaragua, durante la presidencia de Ronald Reagan y que concluyó con varios altos funcionarios y militares estadounidenses en el banquillo de los acusados.

 

La CIA coordina ahora sus esfuerzos de tal modo, que sus agentes proveen el grueso de los datos de inteligencia y los equipos de última generación, mientras que "las botas que derriban las puertas" son de los servicios locales, según describió un ex agente norteamericano de contrainteligencia.

 

Los miembros de la red Al-Qaeda son el principal objetivo de estos nuevos centros, sin importar de qué país sean: Arabia Saudita, Egipto, Indonesia, Yemen, Paquistán, Chechenia. Pero tras los ataques del 11 de septiembre, la decisión de su director de entonces, George Tenet, fue ampliar el abanico.

 

Apenas días después de aquellos ataques terroristas, Tenet presentó ante el presidente George W. Bush una campaña mundial contra el terrorismo, mediante una "matriz de ataque de alcance global", con operaciones posibles contra terroristas en 80 países.

 

El vicepresidente estadounidense, Dick Cheney, está batallando estas semanas con el Senado para lograr, mientras tanto, que exima a la CIA de los límites taxativos para torturar a sospechosos de terrorismo a todas las fuerzas armadas y de seguridad estadounidenses en su lucha contra esa amenaza.

 

Los resultados, según afirman en esta capital (Washington), llegaron rápidamente tras la creación de los CTIC. En 2002, por ejemplo, la CIA mató a seis miembros de Al-Qaeda mientras viajaban en un automóvil por el desierto yemenita, incluido Abu Ali al-Harithi, presunto ideólogo del ataque al buque de guerra USS Cole de 2000.

 

La CIA también logró que el polémico jefe de la inteligencia indonesia, general Abdullah Hendropriyono, facilitara la captura del egipcio Mohammed Madni, de quien se sospecha que ayudó a Richard Reid en su fallido intento por hacer explotar un avión con una bomba oculta en los zapatos.

 

Por Hugo Alconada Mon

.

AM

.

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com