Calendario

<<   Noviembre 2005  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Kirchner y Fernández, preocupados por la caída de su aliado

Por Armando Maronese - 15 de Noviembre, 2005, 21:50, Categoría: Opinión

"¿Todavía están acá? Vinieron a pasear. Porque no vamos a decir nada?" Fue la particular bienvenida del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, al recibir ayer a algunos periodistas desde atrás del portón de la residencia, recién inaugurada del presidente Néstor Kirchner, donde ambos, junto con la familia del jefe del Estado, tomaban distancia de la crisis de Cromagnon.

 

Pero al caer la noche, cuando recibió la noticia de la suspensión del jefe de gobierno porteño, Aníbal Ibarra, el jefe de Gabinete ya no pudo soltar el teléfono celular. El gobierno nacional interpretó la decisión de la Legislatura porteña, como la segunda gran derrota en la Capital tras las elecciones del 23 del mes último, cuando el canciller Rafael Bielsa, candidato del Gobierno, cayó a manos del líder de Pro, Mauricio Macri.

 

El impacto del revés se acentuó por los errores cometidos por el Poder Ejecutivo en los últimos días. Kirchner y Fernández -que ayer no pudieron disimular su preocupación-, se expusieron públicamente al intentar revertir el sentido del voto de Eduardo Lorenzo Borocotó (ex macrista y flamante aliado del kirchnerismo), y de Juan Farías Gómez (kirchnerista), que terminaron apoyando el juicio político a Ibarra.

 

También contribuyó al malestar de Kirchner el hecho de que el traspié de Ibarra pueda ser interpretado como otro triunfo político de Macri. El Presidente había apostado a sostener a Ibarra -admitían aquí-, debido a la estrecha relación entre el Gobierno y la senadora Vilma Ibarra (hermana del funcionario suspendido).

 

El comentario aquí, anoche, era que Fernández -principal figura del oficialismo en la Capital-, había quedado "descolocado" por la aprobación del juicio político y la suspensión de Ibarra. Se especulaba también, que habría deliberaciones de última hora, de las cuales saldría el mensaje con el que el Gobierno se referirá a la sanción contra Ibarra.

 

La estada de Kirchner aquí en El Kalafate, originalmente concebida para pensar el rediseño del gabinete y de las políticas de gobierno, se prolongará hasta hoy al mediodía, un día más de lo previsto. Lo que comenzó como un alejamiento, terminó como una buena excusa para distanciarse de la crisis que golpeó a Ibarra y para quedar lejos de las presiones de los familiares de las víctimas de Cromagnon, que lo acusaron de intentar evitar la suspensión del funcionario.

 

Resignación

 

Fernández buscó desestimar toda incidencia del Gobierno sobre los legisladores porteños kirchneristas y sobre la sesión. "No sabemos nada. Hay muchas posturas diferentes. Cada uno votará según su leal saber y entender", dijo al mediodía en el portón de Los Sauces. Su rostro evidenciaba resignación.

 

Pese a los temores, la familia Kirchner se hizo tiempo ayer para pasear. Dos horas antes de la sesión en la Legislatura porteña, el Presidente, vestido de sport, salió con los suyos a almorzar al restaurante La Cocina, sobre la calle principal de esta ciudad. Estaban todos distendidos: Cristina Kirchner, su hijo, Máximo; Fernández, y Rudy Ulloa Igor, empresario periodístico local que fue secretario privado y chofer del Presidente.

 

Cuando llegaron se encontraron con que estaban almorzando allí tres periodistas. Cristina Kirchner titubeó al verlos, pero igualmente ingresó, a paso largo, y saludó en general: "¿Cómo les va?".

El Presidente dio a todos un apretón de manos, excepto al cronista del diario La Nación, Mariano Obarrio, al que evitó saludar tres veces: al ingresar, al promediar la comida (desvió la mirada en un cruce casual) y al irse.

 

Cristina Kirchner comandaba la conversación general con voz audible. El Presidente llegó de buen humor -que cambió al ver periodistas-, y mejoró su semblante sobre el final de la comida. Por momentos, hablaba en voz baja con Fernández. La conversación era trivial y familiar.

 

Kirchner comió milanesa de pollo con arroz integral; su esposa, atún con tomate. Nadie los molestó. Aquí Kirchner es un vecino más, y disfrutó pasar inadvertido unas horas.

 

Había unos ciudadanos alemanes que ni imaginaban que comían a metros de la familia presidencial. Se nota aquí una fuerte afluencia de extranjeros: ingleses, españoles, suizos, alemanes y brasileños. "Se decuplicó el turismo en El Calafate, de 40.000 a 400.000 turistas por año", dijo Kirchner, como un logro personal, cuando salió del local.

 

Saludó y se sacó fotos, ahora sí, con transeúntes locales. "Usted me devolvió la fe", le dijo uno (que ingenuo). "Qué lindo que es en persona, más que en fotos", dijo una señora, luego de recibir un cordial beso (ciega la niña). Lejos de la crisis, se marchó sonriente.

 

Como cosa aparte, ¿la población se dará cuenta realmente, que todos esos viajes –de todos los fines de semana-, al sur de nuestro país en el avión presidencial, del presidente, su esposa y demás lacayos, los pagamos todos los argentinos? ¿No sería más barato que se tomaran un avión de línea comercial? ¿O es que ellos tienen mayores privilegios que el resto de los habitantes de este país, donde muchos se mueren de hambre por falta de ingresos, o por falta de medicinas, o de atención médica? Da para pensar, ¿no?.

.

AM

.

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com