Calendario

<<   Noviembre 2005  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El Viejo Vizcacha ataca otra vez

Por Armando Maronese - 15 de Noviembre, 2005, 21:54, Categoría: Opinión

Un diputado electo, más conocido por el apodo de su padre que por su propio nombre y apellido, ha protagonizado un hecho que conmueve a la opinión pública argentina.

 

Diecisiete días después de su elección como tercer integrante de una lista sábana, decidió cambiarse de bando trasladándose de la oposición al oficialismo.

 

El salto no ha dejado de sorprender a vastos sectores de la ciudadanía, más allá del color de origen y del color de destino. La primera sensación fue de estupor. Ahora muchos se sienten indignados, aun quienes no lo votaron.

 

Nos recorre una sensación extraña y está relacionada con el alcance del contrato electoral. Es, por lo menos, curioso que un ciudadano vote a la oposición y su candidato aterrice poco después en el oficialismo.

 

Se plantea, entonces, si el contrato electoral contiene o no ciertas cláusulas éticas elementales y cuáles son las salvaguardas de los electores para que no ocurra este tipo de situaciones. Puede plantearse, incluso, que la propia Cámara de Diputados tiene a su disposición la posibilidad de no legitimar el diploma del referido legislador electo, tal como se hizo no hace mucho tiempo en el caso Bussi, diputado por Tucumán.

 

Pero por encima de mañas y artimañas, la pirueta parece haber superado la capacidad de asombro de una sociedad acostumbrada y hasta anestesiada por situaciones impensables en el Occidente del siglo XXI. Debe tomarse esta nueva situación como otro síntoma de una larga cadena de la que derivan, por ejemplo, una deuda externa de magnitud incalculable y la miseria de casi la mitad de nuestros compatriotas.

 

La Argentina trata de salir del abismo en forma penosa, pero no llegó a ese punto en forma casual o como el cambio ideológico del diputado electo, sino a lo largo de mucho tiempo, de muchas situaciones que lo anunciaban con toda claridad. Sin embargo, como atraída por una pulsión autodestructiva, marchó hacia el pozo más profundo y se lanzó hacia sus profundidades.

 

En este punto, se nos ocurre que la ejemplaridad puede ayudarnos a mejorar. La malla social argentina está deteriorada, pero el asombro, la incredulidad y la reacción de mujeres y hombres, especialmente a través de los medios electrónicos de comunicación, nos demuestra que no todo está perdido.

 

El hecho en sí es pequeño frente a otras situaciones cotidianas de mayor gravedad. Sin embargo, tiene su envergadura. Al parecer, no interesa sólo a los votantes afectados, porque las voces críticas que se han escuchado proceden de diferentes zonas del país y hasta de estratos sociales en los que se supone que el autor de la cabriola no cosechó votos.

 

La literatura argentina abunda en personajes con los que convivimos en todas las épocas. El propio Martín Fierro, considerado por muchos como un canto paradigmático, nos muestra la existencia de su Viejo Vizcacha, cuyos consejos han tenido y tienen más adeptos que los deseables. Es como la encarnación de un diablo que nos muestra la cara oculta de la Luna, cada vez que avanzamos hacia mejores representaciones de nosotros mismos.

 

Será útil reconocer que esto que hoy nos conmueve, también es parte de nosotros mismos. Independientemente de cualquier señalamiento o sanción, si reconocemos el problema y hacemos algo para superarlo, estaremos dando un paso sencillo y valioso para reconocer otros problemas más profundos que también debemos superar entre todos, especialmente la peligrosa fragmentación que nuestra sociedad también expresó en las urnas.

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com