Calendario

<<   Noviembre 2005  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Nueva estafa a la ciudadanía

Por Armando Maronese - 14 de Noviembre, 2005, 23:51, Categoría: Corrupción - Violencia

¿País bananero? ¿País de cuarta? Cada vez que los ciudadanos concurrimos a votar, lo hacemos con la esperanza de que al término de la elección, la Argentina salga fortalecida; su clase dirigente, más madura, y la democracia, consolidada.

 

Sin embargo, cada tanto se producen tristes episodios de fraude al electorado por parte de algunos candidatos que no tienen ningún remordimiento en engañar a quienes los han votado, renunciando a las bancas para las que fueron elegidos a cambio de una mejor posición personal o saltando de un partido a otro, aunque se trate de fuerzas que están en las antípodas. Son actitudes reñidas con la ética que no hacen otra cosa que contribuir al descrédito de la política y de sus protagonistas, y justificar el malestar de los ciudadanos.

 

En estos días, dos importantes figuras políticas acaban de convalidar con sus actos esta costumbre de traiciones, deslealtades y estafas al electorado. Se trata del gobernador de La Rioja, Carlos Maza, y del diputado electo por Propuesta Republicana (Pro) y actual legislador porteño Eduardo Lorenzo Borocotó. Si bien la decisión del mandatario riojano de renunciar a la banca de senador para la que fue elegido, para mantenerse al frente de la provincia, era una hipótesis lamentable pero previsible, la determinación del popular pediatra de saltar a las filas del kirchnerismo después de haber integrado las listas del partido opositor liderado por Mauricio Macri, causa sorpresa y estupor.

 

Con su renuncia al Senado, el gobernador Maza ha descubierto el juego al que había sido invitado, presumiblemente por la administración central y a cambio de no sufrir recortes presupuestarios o de recibir recursos frescos para sostener la alicaída economía riojana. La única finalidad tenida en cuenta para su participación en la elección, habría sido la propuesta de un candidato con posibilidades de vencer al ex presidente Carlos Menem, un enemigo acérrimo del presidente Néstor Kirchner, tal como sucedió el 23 del mes último.

 

Poco importaba, entonces, si la oferta electoral pergeñada era la mejor para el pueblo de la provincia de La Rioja de acuerdo con lo que estaba en juego, es decir, la representación en el Senado de la Nación. Con la renuncia de Maza, la voluntad del electorado riojano se ha visto nuevamente defraudada y se ha reafirmado otra práctica que debe ser desterrada de la política argentina, que es el nepotismo, porque su lugar será ocupado por su hermana, la actual senadora Ada Maza.

 

Menos comprensible es el caso de Lorenzo Borocotó, que tan sólo 17 días después de haber sido elegido diputado por Propuesta Republicana y luego de una charla de más de una hora con el presidente Kirchner y el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, se sumó "a las ideas del Gobierno". Difícilmente se pueda remontar el descrédito de la dirigencia y de la crisis de representación política que sufre la Argentina con actitudes como ésta, de la que el gobierno nacional tiene una gran responsabilidad. Porque si bien el propósito fue aumentar el número de legisladores que respondan al primer mandatario, el momento elegido para el cambio, habría tenido el objetivo indirecto de debilitar el frente que pide el juicio político del jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Aníbal Ibarra.

 

En efecto, el pase se produjo pocas horas antes de una votación clave, en la que estaba en juego el futuro político de Ibarra. El bloque al que pertenecía Lorenzo Borocotó en la Legislatura porteña, reconoce como jefe político a Macri, que ya había anticipado que votaría en favor de la suspensión de Ibarra.

 

En la decisión de Lorenzo Borocotó también pesó -según sus propias palabras-, la visión de que Macri "está mal rodeado", circunstancia que o bien advirtió durante la campaña y por temor a consecuencias no deseadas calló, o bien soslayó hasta asegurarse la banca para tan sólo después hacer público su cuestionamiento.

 

La renuncia de Maza y la pirueta de Lorenzo Borocotó constituyen un claro ejemplo de fraude al electorado y una burla para el sistema político. Estos no son ejemplos, como se proclama desde el gobierno nacional, de la nueva política y de la necesidad de cambiar las viejas mañas y métodos que se quieren desterrar.

 

Es imperioso arbitrar mecanismos que impidan estas maniobras insidiosas que burlan los mandatos conferidos por la ciudadanía. Uno de los caminos para llegar a ese impostergable objetivo debería ser la tantas veces postergada reforma política.

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com