Calendario

<<   Noviembre 2005  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Carta abierta a las autoridades del Banco de la Provincia de Buenos Aires

Por Miguel Ángel Fossati - 9 de Noviembre, 2005, 18:21, Categoría: Jubilados

.

La siguiente, es una carta de un ex empleado del Banco de la Provincia de Buenos Aires – Argentina-, que considero loable de ser publicada, ya que varios medios vinculados de alguna manera al Banco, se negaron a hacerlo en su oportunidad.  

En cierto modo, refleja la situación de miles de jubilados de este bendito país.

Armando Maronese

..........................

Así comienza:

Queridos amigos:

En la noche del domingo pasado, "mensajeando" vía e-mail con otro integrante del Grupo, salió a la palestra una carta que en su momento le envié a las Autoridades del Banco, y relacionada con mi jubilación impuesta por ellos.

Esa carta, la traté de hacer publicar en diversas revistas de Entidades internas del Banco, no quiero dar sus nombres, y siempre  hacían caso omiso a mi solicitud, dándome como razones que no se podían "echar contra el Banco" y ciento de estupideces más, con lo que resultó que mi carta, una carta totalmente respetuosa, creo, no fue publicada nunca y yo me quedé que la bronca de no poder hacer conocer mis puntos de vista, puntos de vista que, también creo, son comunes a todos nosotros, los que ahora somos los jubilados, de quienes nadie se acuerda.

Esa carta es la que ahora transcribo, para conocimiento de ustedes e insistiendo que lo hago, puesto que a todos nos pasó lo mismo.

Les mando mi saludo de siempre.

Miguel.

CARTA ABIERTA A LAS AUTORIDADES DEL BANCO DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES


En el mes de agosto de 2000, llegó la infausta nueva. Una fría resolución, ordenaba mi jubilación en 60 días.


Tal hecho, del que estaba preparado desde hacía tiempo y que asumí plenamente, constituyó con el paso de los días, un sentimiento de amargura y pena inocultable por la falta de sensibilidad humana, por parte de las autoridades superiores del Banco, para con quienes, como yo, fuimos fieles durante tantos años al servicio del mismo.


Nunca, en ningún momento, un simple saludo, un "adiós Fossati". Sólo tuve muestras de afecto de mis superiores inmediatos y compañeros de toda la vida.


El olvido es la paga más triste e injusta para cualquier ser humano y yo lo sentí en carne propia. Nunca quise reconocimientos fatuos, pero sí hubiera querido simplemente un saludo de despedida.


Durante 36 años, 2 meses y 20 días, llevé en mi piel la camiseta del Banco. Hoy no sé si la llevo. Hoy no sé si lo defiendo a muerte como siempre lo defendí.


Siempre se ha dicho que al Banco lo hacen los hombres, pero esos hombres de singular importancia para el mismo, considero que poco saben de trato con los hombres que no somos importantes, pero que hemos dado todo, lo mejor de nosotros. Hemos dejado a nuestras familias por el trabajo. En mi caso he perdido parte de la crianza de mis hijos. Hemos sufrido. Hemos envejecido por él. Nos hemos hecho odiar por gente que no sabía que éramos simplemente herramientas obedecedoras de órdenes y muchísimas otras cosas más. Pero todo eso, a la hora de mi jubilación, veo que no ha servido para nada.
Sos un simple número siempre me decían, y yo hacía caso omiso a tal dicho. Pero es la verdad. Fui un número, pero un número leal, como lo son tantos otros en mi misma condición.


Hoy, con el olvido de mis superiores, me considero que fui un tonto y servil, eso sí, con la conciencia totalmente tranquila por el deber cumplido, pese a mis limitaciones, que las asumo plenamente.


Todas han sido situaciones que fueron incrementando mi desazón. Por esa razón, es que elevo la presente a las máximas autoridades, con el sano objetivo de solicitar se cambien procedimientos a la hora del retiro obligado por la jubilación y que simplemente, se despida con un apretón de manos a quienes por el paso de los años deban retirarse del Banco.


De cualquier manera, bien o mal, contento o triste, igual me hubiera tenido que ir. Pero hubiera sido mucho mejor, sin la frialdad Superior.


Dios guarde a nuestro Banco.


Quilmes, septiembre de 2002


Miguel Ángel Fossati


Af.14.395/2

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com