Calendario

<<   Noviembre 2005  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Crece y llega a París la ola de violencia

Por Armando Maronese - 8 de Noviembre, 2005, 14:26, Categoría: Corrupción - Violencia

Incendiaron anoche 13 vehículos dentro de la capital; el gobierno decidió acelerar un plan para renovar los barrios marginales. Trece automóviles fueron incendiados dentro de la ciudad de París en la madrugada del domingo, al extenderse los disturbios desde los suburbios del nordeste, según informó un funcionario policial, tras una jornada en la que la violencia se propagó por el país hasta las ciudades del sur, en la costa del Mediterráneo.

Para la 1, por lo menos 600 vehículos habían sido quemados -trece dentro de París- dijo Patrick Hamon, vocero de la policía nacional. Se esperaba que las cifras totales se incrementaran al amanecer. Los incidentes, que también alcanzaron a un pueblo de Normandía (Evreux) marcan la décima noche consecutiva de violencia, que en la noche anterior había dejado en la periferia de la capital y otras ciudades del país unos 900 autos incendiados y 253 detenidos.

Jaqueado por la ola de violencia, el gobierno francés convocó ayer a una reunión de gabinete de urgencia en la que se decidió acelerar la aplicación de un plan de renovación urbana de los barrios desfavorecidos. Ese plan, dotado con fondos de más de 29.000 millones de dólares (casi 25.000 millones de euros), está paralizado desde hace 25 años, admitió el ministro del Empleo y la Cohesión Social, Jean-Louis Borloo, al término de la reunión de crisis de la que participaron ocho ministros y el primer ministro Dominique de Villepin.

Borloo explicó que el plan prevé combatir la violencia mediante la transformación de los barrios, la duplicación del número de viviendas sociales y la creación de zonas francas urbanas, donde las empresas que se instalan tienen exenciones fiscales. También se destinarán unos 15.000 millones de euros para un denominado plan de cohesión social.

Ayer fueron incendiados 900 vehículos en los alrededores de París y en grandes ciudades, como Estrasburgo, Rennes, Toulouse y Lille. Se trata de la mayor cifra de automóviles incinerados desde que se iniciaron los disturbios, vistos como una reacción de los jóvenes del norte de África al racismo, el desempleo y la exclusión a la que son sometidos por la sociedad francesa.

La policía arrestó a los 253 sospechosos por la madrugada y empleó un helicóptero para filmar los incidentes que se organizan a través de Internet y telefonía móvil, según funcionarios judiciales. "Sin duda, lo que está pasando lleva todos los sellos de estar siendo coordinado", dijo a la radio Europe 1 el fiscal público de París, Yves Bot.

Actualmente, las autoridades buscan la "mano oculta" que está detrás de los incidentes y crecen las presunciones de que son fomentados por traficantes de drogas y activistas islámicos que utilizan a jóvenes frustrados para desafiar la ley y el orden.

El costo de más de una semana ininterrumpida de disturbios ya asciende a 8,4 millones de dólares, según estimaron compañías de seguros.

Para intentar calmar los ánimos, Villepin convocó ayer al rector de la mezquita de París, Dalil Boubakeur, y le explicó que la granada lacrimógena que impactó el domingo de la pasada semana en una mezquita de Clichy-sous-Bois (localidad donde estallaron los disturbios) no había sido lanzada por la policía contra el centro de culto.

Acercamiento

El jefe del gobierno le manifestó igualmente "su respeto" por la comunidad musulmana, en un mensaje que busca claramente calmar la situación en los barrios en ebullición en los últimos días, mayoritariamente islámicos. Boubakeur dijo, por su parte, que esperaba "palabras de paz" del gobierno "en circunstancias tan difíciles, en las que cada palabra tiene importancia".

Era una alusión indirecta al ministro del Interior, Nicolás Sarkozy, al que la oposición de izquierda y una parte de la población de los barrios afectados por la violencia acusó de haber avivado los disturbios con sus controvertidas declaraciones en las que llamó "basura" a los manifestantes.

Sarkozy fue el encargado ayer, al término de la reunión organizada en torno de Villepin, de advertir que el gobierno francés "es unánime sobre la firmeza" frente a los altercados.

"Todo el mundo debe entender que prenderle fuego a un vehículo es injusto para los propietarios y que puede costar caro en términos de condena judicial", recalcó Sarkozy, que rivaliza con Villepin por la candidatura del derechista partido gubernamental Unión por un Movimiento Popular (UMP) para suceder al presidente Jacques Chirac en 2007.

"El Estado republicano no puede aceptar la violencia", que "no aporta nada a nadie", añadió Sarkozy, que insistió en que arrestar al mayor número de perturbadores es vital para resolver el problema de la violencia en Francia. "La clave son las detenciones. Me encanta ver esto", dijo, al mostrar una lista de personas arrestadas en relación con los disturbios.

En Aulnay-sous-Bois, un empobrecido suburbio de París golpeado por las manifestaciones, se realizó ayer una marcha de silencio contra la violencia, a la que asistieron 3000 personas.

.

AM

.

Agencias EFE, AFP, Reuters y ANSA

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com