Calendario

<<   Noviembre 2005  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

En camino hacia una división del hemisferio

Por Andrés Oppenheimer - 7 de Noviembre, 2005, 0:59, Categoría: Cumbre mundiales

La IV Cumbre de las Américas, a la que concurrieron el presidente Bush y una treintena de líderes regionales, terminó ayer con una virtual división de América en dos bloques económicos y políticos: uno está compuesto por Estados Unidos y otros 28 países, y otro por Brasil y otras cuatro naciones.

 

A pesar de los esfuerzos de todos lados para poner buena cara, la cumbre terminó en confusión. A juzgar por lo que he visto en más de dos décadas de cubrir casi todas las más importantes cumbres regionales, fue la primera vez que los países participantes no pudieron siquiera llegar a ponerse de acuerdo para ofrecer una conferencia de prensa conjunta y cada uno brindó la propia.

 

Más aún, fue la primera vez en la historia de 11 años del proceso de la Cumbre de las Américas, que los países participantes no lograron acordar adelantar la marcha de las negociaciones hacia un área de libre comercio para todo el hemisferio.

 

Desde 1994, cuando los líderes de las Américas se encontraron en Miami para proponer la creación del ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas), que se extendería desde Alaska hasta la Patagonia, las democracias de la región han prometido en cada cumbre acelerar la creación de un bloque de comercio hemisférico. Esta vez, finalizaron con una declaración bipolar que establece que un grupo de países desea seguir adelante con las negociaciones del ALCA y otro grupo de países no quiere.

 

A menos que se produzca un sorprendente cambio en una reunión programada para una fecha indefinida del año próximo, que, además, dependerá del resultado de las negociaciones sobre comercio mundial en la Organización Mundial de Comercio (OMC), nos encaminamos hacia una división formal del hemisferio.

 

Un bloque está formado por Estados Unidos, Canadá, Méjico, América Central, Colombia, Chile y varios otros países cuyos productos brutos internos sumados llegan a alrededor de 14.500 billones de dólares.

 

El otro bloque emergente está compuesto por Brasil, la Argentina, Venezuela, Paraguay y Uruguay, cuyas economías sumadas alcanzan alrededor de 2.200 billones de dólares.

 

Por supuesto, la división no es definitiva: mientras que el autodenominado socialista presidente de Venezuela, Hugo Chávez, desea enterrar el ALCA, el canciller de la Argentina, Rafael Bielsa, destacó que los cuatro países restantes creen que las condiciones no están dadas todavía para ellos como para continuar las negociaciones del ALCA, pero que se unirían si Estados Unidos aceptara levantar sus subsidios a los granjeros norteamericanos, que afectan las exportaciones sudamericanas.

 

Pero, a juzgar por lo que escuché en entrevistas con varios presidentes y con ministros del Exterior luego de entrar a hurtadillas en los hoteles donde se hospedaban, existe un gran cansancio entre los componentes del Grupo de los 29 y un creciente deseo de algunos de los miembros más pequeños de olvidar los aplazamientos, seguir adelante solos y comenzar con un ALCA de buena voluntad.

 

Chávez, de Venezuela, no necesita al ALCA porque, en realidad, su país produce un solo producto y vive de sus exportaciones de petróleo y no tendría mucho más para vender al resto si obtuviera acceso preferencial a los otros países.

 

Brasil, la Argentina y sus vecinos del mercado común sudamericano, Mercosur, son en su mayoría exportadores agrícolas y les es vital ganar un mayor acceso para sus productos agrícolas en el mercado norteamericano.

 

Muchos de los otros países latinoamericanos, sin embargo, tienen diferentes intereses comerciales: son, en su mayoría, exportadores de productos manufacturados y su principal prioridad es ganar un acceso a largo plazo en el mayor mercado del mundo, con el fin de utilizarlo como aliciente para inversiones a largo plazo.

 

En Mar del Plata, en los hoteles Costa Galana y Hermitage, donde la prensa tenía el acceso vedado, había un gran resentimiento contra los huéspedes argentinos por permitir la posibilidad de la reunión contra el ALCA un día antes de la cumbre oficial, luego de seis meses de negociaciones en los que se había llegado a estar cerca del consenso en el documento final, y también por permitir una atmósfera en la que la anticumbre liderada por Chávez se robó la atención de los medios periodísticos.

 

Mientras Chávez dio un discurso en directo de dos horas por televisión, hablando a una multitud de 40.000 personas en un estadio de fútbol, entre banderas cubanas y venezolanas, en una contracumbre organizada, entre otros, por un diputado argentino, que es cercano al presidente Kirchner, los discursos de los presidentes visitantes no fueron trasmitidos ni siquiera en el centro de prensa donde 1.500 periodistas estaban cubriendo la cumbre oficial.

 

El presidente mejicano, Vicente Fox, no se abstuvo de decir que el Grupo de los Cinco estaba en vías de aislarse a sí mismo del resto del mundo.

 

Fox dijo que si se continúa perdiendo el tiempo y tratando de "reinventar la rueda", lo único que se lograría sería, en realidad, crear más pobres.

 

Mi conclusión: estoy de acuerdo. China, la India y los países europeos están llevando a cabo lo que podría ser la mayor reducción de la pobreza en la historia del mundo y eso se debe principalmente a su apertura comercial al mundo.

 

Brasil y sus vecinos, hacen bien en pedir que Washington reduzca sus obscenos subsidios agrícolas. Si están intimidando para llegar a un mejor acuerdo, está bien.

 

Pero si piensan, aunque sea por un solo minuto, que pueden competir en la economía global y reducir la pobreza sin tener acceso preferencial a la economía más grande del mundo, se están engañando a sí mismos. Llegarán a ser irrelevantes y más pobres.

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com