Calendario

<<   Noviembre 2005  >>
LMMiJVSD
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Elogio de los fósforos y el Prometeo digital

Por Armando Maronese - 1 de Noviembre, 2005, 22:57, Categoría: Opinión

Días más, días menos, el hombre tardo 3.000 siglos para inventar algo demasiado simple: las cerillas.  Imagínese el mundo sin fósforos. Parece no tener sentido, porque una especie que ha dominado el fuego no puede carecer de un método simple y autárquico para encenderlo.

 

Un simple fósforo de esos que encienden por fricción contra cualquier superficie, es un monumento a la perfección conceptual; una suerte de varita mágica que encierra el calor, la cocción y la luz.

 

No fue fácil para la especie conseguir ese prodigio. Los primeros indicios del aprovechamiento del fuego, datan de 1.500.000 a 2 millones de años atrás. Las llamas se recolectaban, como otros dones de la naturaleza. Quizá logramos encenderlo por nuestros propios medios hace más de 300.000 años. Todavía en tiempos relativamente cercanos (Roma antigua, digamos) al fuego se lo atesoraba, se lo protegía, se le asignaba un guardián. ¿Por qué? Porque no teníamos fósforos.  

 

Las fechas son inciertas, pero parece que, días más, días menos, pasaron 3.000 siglos antes de que el británico John Walker inventara, finalmente, las cerillas.

 

He cumplido unos cuantos años ya y, todos ellos, tienen ese sabor redondo que invita al balance. Me dije: "En estos años hemos ido a la Luna, inventamos el láser, la computadora e Internet. De verdad, no me puedo quejar".

 

Ese iba a ser el núcleo de esta columna. Iba a decir que uno a veces se queja amargamente de estos tiempos, de la violencia urbana, de la pérdida de valores, del encumbramiento de la codicia, de la forma en que dañamos el medio ambiente, del terrorismo. Pero -habría de continuar mi razonamiento-, por mucho que uno se queje, tiene el privilegio de estar viviendo en una época con nombre propio: la "era de la información".

 

Luego, no sé por qué, pensé en los fósforos y me di cuenta de que somos un poco arrogantes, es decir primitivos, con esto de la tecnología. Con frecuencia nos comportamos como el hombre prehistórico que ritualizaba el fuego y le concedía su cuidado a un mago.

 

Me enteré de que el hombre había descubierto cómo fabricar un cohete 2.200 años antes de inventar un simple fósforo. Y los ciudadanos de Tarento estaban fascinados viendo ese espectáculo, igual que hoy nos quedamos boquiabiertos con las aceleradoras 3D, el Messenger y el Google. Me incluyo, claro.

 

Sí que es un privilegio vivir en esta época, porque hemos logrado controlar al Prometeo digital; la información ya no es un incendio forestal aterrador e inevitable. Pero constantemente oigo decir que hay un "exceso de información", y ahí pienso en los fósforos, y caigo en la cuenta de que todavía estamos lejos de amigarnos con este nuevo logro de la especie.

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com