Calendario

<<   Octubre 2005  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Un hotel glamoroso convertido en mito

Por Armando Maronese - 27 de Octubre, 2005, 2:06, Categoría: Campo - Pueblos - Ciudades

El "Boulevard Atlántico Hotel", ubicado en Mar del Sur, partido de General Alvarado y a minutos de la ciudad de Miramar, fue un establecimiento cinco estrellas que recibió la visita de las familias más tradicionales del país.

 

El Boulevard Atlántico Hotel es un lugar mágico, lleno de misterio, de atracciones secretas y de la gloria de los pioneros. Su sola visión remite a tiempos idos, en los que los hombres cargaban con sombreros sobre sus cabezas y las mujeres se bañaban en los mares completamente cubiertas de ropas. Este establecimiento tuvo todo el prestigio y lo que actualmente se valora como glamour.

 

El Boulevard Atlántico Hotel fue un establecimiento cinco estrellas, pero hoy algunos pedazos de cielo se pueden ver desde dentro del edificio, en medio de los tejados que se volaron.

 

Su historia no es una más. Es mucho más que un conglomerado de fechas y ladrillos. Es la historia de un pueblo. O como les gusta, por estos pagos del partido de General Alvarado, donde el hotel permanece emplazado desafiando a su propia vergüenza, "Mar del Sud es un pueblo en un hotel".

 

Al mismo tiempo, y tal vez para alimentar un poco más el mito que todavía lo sostiene, los responsables del hotel afirman que hay dando vueltas una millonaria inversión privada, para rehabilitar su alma perdida y recuperar el brillo que supo conseguir a finales del siglo XIX.

 

Así como en otras partes de la provincia de Buenos Aires, los fuertes de frontera fueron los que marcaron hitos lugareños, el Boulevard Atlántico fue el gran responsable del surgimiento del pueblo. Alrededor del lugar en el que fue emplazado el establecimiento, no había nada. Ni iglesia, ni comisaría, ni escuela ni sede comunal. Fue el disparador de lo que hoy conocemos como Mar del Sur, incluso antes del surgimiento de Miramar, su vecina más cercana y crecida.

 

La historia del hotel comenzó allá por 1880, cuando se buscó convertir en esa zona el gran balneario argentino. Para eso, se contrató a especialistas alemanes para que, entre La Plata y Bahía Blanca, buscaran la mejor playa. Así, en tierras de la familia Otamendi, a fines de 1800 se empezó a soñar con la villa al norte del arroyo La Carolina y se comenzó a construir el que sería el Hotel Mar del Sur. Sin embargo, el avance de los médanos y la mala elección del lugar hizo malograr la iniciativa.

 

Lo que no naufragó fue la idea de construir un gran hotel, y para eso el Banco Constructor de la Plata, dirigido por Carlos Schweitzer, avanzó en la obra de un impactante establecimiento de estilo europeo, sin precedentes en el país.

 

En 1881 empezaron a juntarse los materiales para tamaña obra, lo que de por sí ya era impactante, porque debían movilizarse en carretas desde Mar del Plata. Todo demandó dos años. Unos años después, la obra estuvo culminada y comenzó a funcionar. Sin embargo, en medio de una gran crisis, durante el gobierno de Miguel Juárez Celman, el banco responsable de la obra quebró, su ideólogo se suicidó y el hotel quedó a la deriva.

 

En 1903 todo fue a remate en Dolores, y recién un año después comenzó lo que sería la verdadera explotación del lugar.

 

Inicialmente, sólo dormían en sus habitaciones los dueños y algunos invitados especiales. Sólo ellos podían disfrutar del lujo de los decorados, las vistas de las habitaciones, o transitar la gran alfombra roja que cubría la escalera central hacia el primer piso. Recién en 1911 se abrió por completo al público, con sus 90 habitaciones.

 

Por aquellos años, los pasajeros, en su mayoría de familias tradicionales, demostraban un gran interés por el lugar, ya que de otra manera no se explicaba que recorrieran en incómodos carruajes decenas de kilómetros por tierra. En sus amplios salones circularon también ruletas, pantallas de cine o parejas de bailes toda la noche.

 

Caídas y resurgimientos

 

Pero no todo fue glamour para el hotel, que también recorrió un largo espinel de cuestiones desagradables, desde un incendio que destruyó buena parte de las instalaciones hasta peleas entre los herederos.

 

Pero el Boulevard se recuperó, y entre 1983 y 1993 vivió su mejor época. Con 170 personas ocupando sus 90 habitaciones y pasajeros que sólo podían formar parte de ese exclusivo club a partir de una recomendación. En mayo y junio ya se tomaban reservas para el verano siguiente. La demanda fue tal, que se debieron construir 10 departamentos en un terreno lindero, y la cocina se convirtió en tenedor libre.

 

En 1993 comenzó de nuevo la decadencia, y el 31 de octubre de ese año el hotel, cerrado hasta el verano, fue usurpado por un grupo de gente acusado de contrabando armas, drogas y prostitución. La situación se extendió hasta febrero de 1998, con un asesinato en el medio.

 

Cuando los dueños volvieron a entrar, se encontraron con un verdadero desastre. Se habían dañado irremediablemente la mayoría de las habitaciones y se habían saqueado los muebles. En sus 460 metros cuadrados cubiertos, el 45 por ciento del yeso no servía más.

 

Pero el Boulevard Atlántico debía soportar todavía más calamidades. El 31 de enero de 1997, un tornado voló buena parte de los techos, por lo que el desastre se acrecentó. A un lado, las palmeras de más de 120 años de existencia fueron testigos privilegiados de lo que pudo ser y ya no era.

 

Desde ese momento, se inició una lenta reconstrucción del lugar, que llevó a que actualmente, durante las temporadas de verano, se alquilen los departamentos, y se busque poner en valor el resto del hotel. Y todo, a la espera de 1.5 millones de dólares que podría aportar un grupo inversor para tomar posesión del lugar.

 

Puertas adentro sólo esperan las paredes, un cuadro, un sillón, un espejo y un biombo, los únicos objetos que sobrevivieron al paso del tiempo.

.

AM

.

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com