Calendario

<<   Octubre 2005  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Turismo y tradición a orillas de la laguna

Por Armando Maronese - 25 de Octubre, 2005, 2:34, Categoría: Campo - Pueblos - Ciudades

Este sitio fue la cuna de la ganadería moderna en el país; su nombre en araucano significa "agua salada, muy salada".

 

En 1581, Don Juan de Garay inició una expedición desde Buenos Aires hacia el Sur, en busca de extensiones para la civilización blanca. En su recorrido descubrió una zona cerca del río Samborombón, uno de los más importantes entonces, donde abundaban las lagunas de agua salada. Entonces pensó en las posibilidades de extensión que aquellas aguas encadenadas brindarían a sus propósitos.

 

En medio de las contiendas por la conquista territorial contra los araucanos que habitaban ese territorio, el 30 de mayo de 1779 el Capitán de Blandengues Pedro Nicolás Escribano, al mando de las tropas especiales enviadas para ganar las tierras elegidas de Garay, fundaba el fuerte fronterizo Juan Bautista de Chascomús, que en araucano significa "agua salada, muy salada" (en honor a la laguna, principal atractivo de la zona).

 

Pasaron años de enfrentamientos entre los blandengues y los malones de indígenas, con períodos pacíficos en donde los nativos convivían con los blancos. Justamente por esta mixtura, Chascomús vio nacer una población heterogénea y culturalmente rica.

 

En 1839 la región fue escenario de la batalla entre los Libres del Sur y los soldados de Juan Manuel de Rosas, iniciada por la disconformidad de los hacendados de la región, ante las políticas comerciales instrumentadas por el gobierno. La revolución trajo las consecuencias menos deseadas, ya que los bienes de los hacendados muertos y apresados fueron confiscados por el gobierno federal.

 

Hoy muchos muros de las estancias a la vera de la laguna, en donde los rebeldes se refugiaron de la persecución oficial, recuerdan esta historia. Uno de ellos es la Casa de Don Vicente Casco, uno de los sublevados hacendados del sur, fusilado por traición. Paradójicamente, los federales eligieron su casa para festejar el triunfo.

 

Casco construyó en 1831, la primera casa con dos pisos del pueblo para proteger a su familia, luego de que un malón raptara a su hijo Domingo. Incluso, para hacerla más segura, a la planta alta se accedía desde un patio interno, por medio de una escalera móvil que se quitaba cada noche.

 

El primer alambrado

 

Este paraje, se convirtió luego en el centro de la ganadería moderna, donde el estanciero inglés Richard Black Newton introdujo el alambrado, en 1844. Este sistema de ganadería organizada, se extendió desde Santa María de Chascomús, hacia todo el país, especialmente con la llegada del ferrocarril en 1865.

 

Sobre el viejo fuerte San Juan Bautista, comandado por Escribano, se levantó en 1939 el palacio municipal a la luz de la barroca arquitectura europea, y la plaza Independencia o Plaza Mayor, ubicada sobre lo que fuera el centro mismo del Fortín.

 

Otros atractivos turísticos son la catedral Nuestra Señora de la Merced, construida en 1879, justo un año antes de que se creara la diócesis de Chascomús. Esta iglesia fue restaurada en 1832 y declarada monumento histórico. El Club de Pelota vasco, el Teatro Brazzola y la Capilla de los Negros. Este templo guarda recuerdos del 1800, por ser el refugio de los afectados por las epidemias de fiebre amarilla y de cólera.

 

A pocos metros de la laguna, en medio del Parque de Los Libres del Sur, se levanta la casona del Museo Pampeano, herencia de las sucesivas comunidades que poblaron la ciudad. Desde los araucanos y los gauchos hasta los inmigrantes, cada uno dejó un legado que reconstruye un trozo de la historia.

 

Viaje por la historia

 

Todos estos ingredientes convierten a Chascomús en un verdadero viaje por la historia nacional, enmarcado por el paisaje de las barrancas y la laguna.

 

Además, mezcla los museos centenarios con las actividades y atractivos que su comunidad ofrece a los visitantes. Hay dos paseos de artesanos: la Feria de la Ribera y el Centro de Artesanos de Chascomús, donde pueden encontrarse los trabajos de los artistas locales en diversas disciplinas. También es posible recorrer las viejas estancias, convertidas hoy en paseos rurales, con actividades al aire libre, espectáculos folklóricos y recreación para la familia.

 

Además, anticipando el día de la tradición, el 4, 5 y 6 de noviembre se realizará el Festival de Canto y Danza Lagunas y Praderas, en el Parque Libres del Sur, a orillas de la laguna.

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com