Calendario

<<   Octubre 2005  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Un dinosaurio patagónico desafía la genealogía clásica de estos reptiles

Por Armando Maronese - 23 de Octubre, 2005, 23:38, Categoría: Ciencia - Salud

Muestra que la familia del famoso velocirraptor tuvo una distribución global. Lo primero que vio la luz del sol fueron las patas del dinosaurio. El resto del cuerpo yacía atrapado en la roca roja característica del yacimiento paleontológico La Buitrera, en el noroeste de la provincia de Río Negro.

 

No fue fácil sacarlo -se necesitaron diez días para extraer el bloque de piedra de 500 kilos que contenía al esqueleto-, pero valió la pena el esfuerzo.

 

Hoy, una ilustración de este pequeño dinosaurio carnívoro apodado Buitreraptor gonzalezorum, ilustra la portada de Nature, una de las revistas de divulgación de mayor impacto dentro y fuera de la comunidad científica. Y no es para menos: su hallazgo obliga a reescribir la historia de una de las familias de dinosaurios más conocidas -los dromeosaurios-, que incluye al famoso velocirraptor.

 

Siempre se creyó que estos saurios vivieron en Asia, Europa y Estados Unidos, que millones de años atrás formaban el supercontinente Laurasia. Pero en los últimos años, el hallazgo de dromaeosaurios en países que conformaron Gondwana -América del Sur, África, India, Antártida, Australia y Madagascar-, planteó una hipótesis alternativa.

 

El descubrimiento del buitrerraptor confirma que estaban distribuidos globalmente, según el Departamento de Geología del Museo Field de Chicago, Estados Unidos, y coautor del estudio publicado en Nature.

 

Con sus entre 92 y 95 millones de años de antigüedad, el buitrerraptor sugiere además que los dromeosaurios vivieron en la Patagonia hace 180 millones de años. El buitrerraptor posee rasgos muy primitivos, lo que indica que los del sur comenzaron a diferenciarse antes incluso de que Gondwana se separara de Laurasia, comentó Sebastián Apesteguía, investigador del Museo de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia que dirigió el trabajo de campo en La Buitrera.

 

Los orígenes del vuelo

 

Del tamaño de un pavo, con un hocico largo y angosto, armado de dientes pequeños y lisos, este dinosaurio emplumado exhibía varias características anatómicas compatibles con el vuelo. Aún así, su vuelo no era el vuelo batido de las aves; tenía la cola demasiado larga y el cuerpo demasiado pesado para ese vuelo.

 

Buitrerraptor era un corredor rápido que al saltar sobre sus presas -seguramente pequeños mamíferos-, podía extender ese salto planeando con la ayuda de sus alas.

 

Pero ese vuelo, basta para sugerir que la capacidad de volar habría aparecido al menos dos veces en la historia animal: al vuelo de los dromeosaurios del norte, que se consideran los antecesores de las aves actuales, ahora habría que sumar el planeo del buitrerraptor. Ahora se cuenta con evidencias, de que al menos un linaje de dromaosaurios del sur, desarrolló algún tipo de vuelo en forma independiente de las aves.

 

Claro que no todos los científicos están de acuerdo con esa propuesta. Para otros, cuenta Apesteguía, las cosas sucedieron al revés: "El vuelo no habría aparecido entre los dromeosaurios del norte (y, a partir de ahora, del sur), sino que los dromeosaurios serían los descendientes de otros animales voladores por ahora desconocidos".

 

Quién sabe. Quizás hayan existido linajes completos de dinosaurios voladores que aún desconocemos.

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com