Calendario

<<   Octubre 2005  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Tres aniversarios con matices

Por Armando Maronese - 23 de Octubre, 2005, 23:35, Categoría: Peronismo: régimen, caída e historia

El 6 de septiembre se cumplieron 75 años de la revolución de 1930; diez días después –16 de septiembre de 1955-, cincuenta años de la que derrocó a Perón, y el 17 de octubre fueron los sesenta años del movimiento popular que dio origen al peronismo, que hoy sigue gobernando la Argentina.

Se trata de hechos de gran significación histórica, ya que en 1930 tuvo lugar el primer golpe militar exitoso desde la vigencia de la Constitución de 1853; en 1945, una movilización popular que, paradójicamente, defendía en ese momento a un gobierno de facto, dio origen al mayor cambio político-social desde la mencionada Constitución, y la revolución que derrocó a Perón, hace medio siglo, consolidó la división de los argentinos entre peronistas y antiperonistas, que dominó la vida política argentina durante el cuarto de siglo siguiente.

Desde una perspectiva histórica, resulta interesante recordar cómo se alinearon los principales protagonistas militares de estos hechos, porque ello da una visión más matizada y menos esquemática del proceso histórico argentino.

El golpe del 30, tiene antecedentes en las revoluciones radicales de 1890, 1893 y 1905. Su jefe militar y después presidente de facto, José Félix Uriburu, había sido el ayudante del jefe militar de la revolución del 90, coronel Campos. El director del Colegio Militar –la única unidad que participó, completa, en aquel alzamiento–, el entonces coronel Francisco Reynolds, había participado como subteniente de la revolución radical de 1905. El general Agustín P. Justo, beneficiario político del golpe de 1930, había sido cadete revolucionario en el 90, a los catorce años, y joven oficial comprometido con la revolución radical de 1905.

Surge así que existe una cierta continuidad político-militar entre la revolución "antirradical" del 30 y las revoluciones radicales contra el "régimen" conservador.

Perón, a su vez, como capitán, fue partícipe activo de la revolución del 30. Integró, en un momento, el estado mayor revolucionario de Uriburu, durante la conspiración, para después pasar a las filas de los sectores liberales que respondían a Justo. Perón colaboró activamente con sus dos operadores, los tenientes coroneles Sarobe y Descalzo.

Por esta razón, Perón fue un oficial con buenos destinos en el entonces Ministerio de Guerra durante la década siguiente, cuando Justo era presidente. Paradójicamente, Perón pasó a alinearse con los sectores nacionalistas en 1942, cuando Juan José Valle –quien sería fusilado por orden del gobierno revolucionario de 1955–, era ayudante del general Tonazzi, el ministro de Guerra desplazado por el presidente Ortiz por responder a Justo. Tonazzi fue reemplazado por Ramírez, con cuyo sector había pasado a colaborar Perón, quien participó en la revolución de 1943, de la cual deriva el peronismo como movimiento político.

Resulta interesante analizar cuál fue el alineamiento, en estos acontecimientos, de los dos líderes del Ejército que derrocarían a Perón en 1955.

Pedro Eugenio Aramburu, que tenía simpatías por el radicalismo, no participó en la revolución de 1930 y tampoco lo hizo en la de 1943, para sí hacerlo en la de 1955. Eduardo Lonardi, por su parte, apoyó los alzamientos del 30 y del 43. Es decir que venía de una trayectoria contraria a la de Aramburu, lo que, de alguna manera, explica sus enfrentamientos internos poco tiempo después de haber derrocado a Perón.

Las circunstancias hicieron que el Perón insurgente del 30 fuera el legalista de 1955. Con Aramburu sucedió exactamente a la inversa.

Pero no se trata de un fenómeno reducido al ámbito militar, sino que sucedía también en el ámbito civil, en especial dentro de los partidos políticos.

El radicalismo legalista del 30 sería el golpista del 55. Algunos sectores del socialismo y del conservadurismo –no todos–, apoyaron ambos golpes, pero no acompañaron, en cambio, el de 1943.

Hoy parece difícil de entender que el líder más relevante del socialismo argentino, Alfredo Palacios, haya integrado la junta consultiva que asesoró al gobierno de facto que derrocó a Perón en 1955 y que, incluso, haya sido embajador de ese gobierno en Uruguay.

Tampoco es fácil de entender que el presidente civil que se ubicó más a la izquierda en el siglo XX, Héctor J. Cámpora, hubiera sido caudillo del Partido Conservador en San Andrés de Giles y que hubiera seguido, en los años 30 y comienzos de los 40, a hombres como el gobernador Fresco, que recurría al fraude para ganar las elecciones provinciales.

Políticamente, el joven Cámpora fue revolucionario en el 30 –como lo fue Carlos Gardel, que dedicó un tango al movimiento– y legalista en el 55, como sucedió con Perón, que terminó malquistándose con él en 1973, en el marco del conflicto interno que se desató dentro del peronismo.

Un dirigente conservador como lo fue Solano Lima estuvo alineado en el Partido Conservador con Cámpora en los años 30. Se separaron al surgir el peronismo, pero volvieron a converger después de la revolución del 55, cuando Solano Lima fundó el Partido Conservador Popular para acercarse al peronismo.

Es así como la fórmula "izquierdista" del peronismo en marzo de 1973, hoy reivindicada por la izquierda peronista, estaba integrada por dos dirigentes conservadores de la provincia de Buenos Aires –que, en los años 30, era el partido más ortodoxo– en la época en que este partido recurría al fraude en este distrito. Los dos integrantes de esa fórmula apoyaron la revolución del 30.

Es que la compleja, contradictoria y a veces trágica historia política de nuestro país requiere, para su adecuada comprensión, la visión del matiz que dan la vida y las circunstancias de los hombres y que muchas veces no permite percibir el análisis de los procesos o la visión de la historia en blanco y negro, o entre amigos y enemigos.

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com