Calendario

<<   Octubre 2005  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Los grupos racistas de EE.UU. apuntan ahora a los hispanos

Por Armando Maronese - 20 de Octubre, 2005, 22:19, Categoría: EE.UU. y sus acciones

La intolerancia alcanza a los argentinos. Morristown es un típico pueblo del estado sureño de Tennessee. Tiene sus equipos de béisbol, sus 132 iglesias protestantes y sus campos de batalla de la guerra civil. Tiene la cabaña donde nació el explorador Davy Crockett y su pequeña rama local del Ku Klux Klan (KKK).  

 

Pero lo que ha hecho sobresalir a los 25.462 habitantes de Morristown, es que algunos de ellos encarnan la avanzada del nuevo foco de odio racista que se percibe en este país.

Ya no son los negros, tampoco los judíos. Ahora es el turno de los hispanos, incluidos algunos argentinos, según datos de agencias federales, centros privados de estudios y organizaciones no gubernamentales.

 

"El racismo y la discriminación contra los latinos están creciendo", dijo el director del centro Alianza del Pueblo, Santos Aguilar, un mejicano que llegó a Knoxville, Tennessee, en 1976, y con los años organizó uno de los principales foros de protección de hispanos de esa región.

 

"El Ku Klux Klan ahora apunta a los latinos porque somos cada vez más y nos echan la culpa de todos los problemas, algunos que ni siquiera existen en la zona: desocupación, enfermedades, delincuencia, evasión fiscal. Pero no había habido violencia real hasta hace unas semanas", destacó.

 

El primer sábado de este mes de octubre –si mal no recuerdo-, cinco inmigrantes mejicanos fueron asesinados a balazos y golpes de bates de béisbol por desconocidos en los condados Tift y Colquitt, en sur del estado de Georgia, donde trabajaban en los campos de algodón y maní.

 

Los encargados de la pesquisa desvinculan los crímenes del odio racial, pero Méjico exigió a Estados Unidos que las investigaciones se realicen a la brevedad posible, para evitar las graves consecuencias que pueden derivarse de los ataques. Antes, en junio último, Daniel Schertz, un joven de 27 años de la zona, miembro del KKK, fue acusado por la justicia de Tennessee de armar bombas caseras para matar inmigrantes latinos. Su idea era lanzarlas contra los autobuses en los que suelen viajar los hispanos hasta sus trabajos en el campo.

 

La Alianza del Pueblo, organizó una marcha por la calle principal de Morristown el 13 de septiembre. "Contra el KKK, los minutemen [vigilantes civiles] y el comisionado del condado [por Tom Lowe], quien apoya a los vigilantes civiles", dice Aguilar, quien recibió denuncias sobre "disparos contra casas de latinos, violencia física y simulaciones de ejecuciones".

 

Las tensiones raciales no se acotan a Tennessee, sin embargo. Abarcan casi todo el país, aunque cobren especial fuerza en los estados donde los latinos han comenzado a hacerse notar en los últimos diez años: el "sur profundo", como lo define Mark Potok, director del Proyecto de Inteligencia del Centro Legal sobre la Pobreza Sureña (SPLC, por sus siglas en inglés).

 

El sentimiento antihispano está creciendo en Tennessee, Carolina del Norte, Arkansas, Georgia y Alabama, pero tristemente hay que recordar que los reclamos para cerrar las fronteras a los inmigrantes, tienen mucha resonancia entre los estadounidenses.

 

El Centro, ubicado en Alabama, registró "incidentes" de diversa gravedad en estados del Oeste, como Washington, Nevada y California -en especial en Los Ángeles-, del medio-oeste, como Colorado; del centro del país, como Ohio; de la costa este, como Long Island y Virginia; y, claro, en el Sur.

 

En los consulados argentinos en Los Ángeles, Houston, Nueva York y Miami, se han tomado nota de casos que van desde tensiones interraciales con blancos o negros, hasta coerciones por parte de ex patrones, que al echarlos amenazan a los argentinos ilegales con denunciarlos a la policía para que los deporten si piden una indemnización.

 

Pero no son los argentinos el centro de los ataques racistas. Son aquellos latinos de perfil aindiado, de casi nula educación, que llegaron a este país por la frontera con México, sin un centavo.

 

El resentimiento está concentrado, como ocurrió antes contra los negros y los judíos, entre los blancos de bajos o medianos ingresos, de poca educación, que ven en los latinoamericanos a una supuesta competencia, a «ladrones» que vienen a quitarles lo que debería ser para ellos y sus familias.

 

El Instituto para América Latina del American Jewish Committee (AJC) observa una dinámica muy parecida a la de otras décadas anteriores. "Hay una cuestión casi mitológica: el miedo al inmigrante, al desconocido, que hace que los residentes teman lo peor. Y hay un clima generalizado contra los ilegales, lo que hace que, en cierto modo, los violentos se sientan envalentonados, porque hoy es más «políticamente correcto», si se quiere, apuntar contra los latinos que contra los negros o los judíos en los 40 ó 50 ó 60", dijo la directora del instituto, Dina Siegel.

 

Los minutemen, o vigilantes civiles que buscan inmigrantes ilegales, concentran ahora las denuncias por violencia, racismo y discriminación, de acuerdo con datos de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), junto al KKK, los Caballeros Blancos y ciertos grupos neonazis, que utilizan sitios web como Vanguardia Nacional, www.nationalvanguard.org, y Salvemos Nuestro País, www.saveourstate.org. El problema es que sólo se denuncia un porcentaje bajo de los ataques.

 

Blanco fácil

 

"Los afectados sienten que no serán protegidos por el gobierno y que se arriesgan a una deportación", explicó el director de Políticas Federales del Centro Nacional de Leyes sobre Inmigración (NILC), John Bernstein.

 

Así, los investigadores de Georgia creen que los asesinos de los cinco mejicanos los atacaron porque los hispanos son presas débiles, no por odio racial.

 

"Ellos son víctimas fáciles -dijo Vernon Keenan, director de la Oficina de Investigación de Georgia-. Son renuentes a ir a la policía y hablan poco inglés. El dinero que tienen lo guardan en sus casas."

 

Los temores de los ilegales hacia las oficinas públicas se potencian, cuando además ciertos funcionarios, explicitan su apoyo a los minutemen y abogan contra los inmigrantes.

 

Es el caso de Lowe, en Morristown -donde la tasa oficial de desempleo es del 5,4%-, hay quien también afirma que los inmigrantes traen enfermedades resistentes a los medicamentos y podrían generar una epidemia en el condado y el estado.

 

Pero son las figuras de alcance nacional las que más exacerban esos temores, coinciden Siegel y Potok. Son los casos del representante republicano por Colorado en el Congreso, Tom Tancredo, o el ex actor y actual gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, un inmigrante austríaco que siempre cuenta con orgullo y agradecimiento, que llegó a este país sin hablar inglés y con 20 dólares en el bolsillo. Y progresó.

.

AM

.

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com