Calendario

<<   Octubre 2005  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Banco Popular de la Buena Fe

Por Armando Maronese - 7 de Octubre, 2005, 0:10, Categoría: General

El economista Muhammad Yunus, conocido internacionalmente como "el banquero de los pobres", es el creador de una notable experiencia -aplicada originalmente en Bangladesh, una de las naciones más pobres del mundo-, que otorga créditos por montos de dinero muy pequeños para que las personas puedan encarar microemprendimientos.

 

Esas sumas, al ser reembolsadas después por los beneficiarios, permiten la continuidad del sistema, dentro de un esquema equivalente al de cualquier institución bancaria, con la diferencia de que los montos son, corrientemente, menores que los ofrecidos por los bancos, y los índices de devolución son casi del 100 por ciento, lo que no ocurre de la misma forma en la banca tradicional.

 

En la ciudad de Mar del Plata la filial local del Banco Popular de la Buena Fe, como se conoce a esta singular institución, entregó su crédito número 100, lo que dio lugar a una celebración. Esos créditos se otorgan en valores que en nuestro medio rondan entre los 300 y los 900 pesos, y la responsabilidad por la devolución se apoya, fundamentalmente, en el sentido de responsabilidad y solidaridad de los beneficiados, que aplican el dinero recibido para iniciar pequeñas empresas. Para encarar esos proyectos se asocian por lo menos cuatro personas, que se comprometen a retornar el dinero recibido en cuotas igualmente pequeñas, lo que ocurre, de una manera prácticamente general, con un alto nivel de cumplimiento en los reintegros.

 

Los que reciben estos créditos los aplican a una cantidad muy variada de empresas de producción o servicios, tan modestas como las sumas que reciben, pero que pueden rendir enormes beneficios como las grandes y ampliar considerablemente sus posibilidades de desarrollo económico. Los buenos resultados obtenidos, no solamente en nuestro país sino en todos los lugares del mundo donde se desarrollan estas experiencias, parecen coincidir ampliamente.

 

El nombre mismo de la institución, que alude a la buena fe de las personas, es altamente indicativo de lo que logra. En lugar de la beneficencia estatal, frecuentemente basada en la peor política y asociada a la cultura del clientelismo, lo mismo que a la poco recomendable práctica de vivir sin trabajar, se privilegia aquí la voluntad de las personas para ayudarse a sí mismas, partiendo de un mínimo apoyo de partida, tal como ocurre en otros ámbitos de la vida humana (en el plano de la familia, por ejemplo).

 

Deben alabarse los resultados conseguidos y apostar para que se sigan ampliando, pues no solamente está en juego aquí el bienestar de las personas, sino también la prosperidad de los países, receptores de una multiplicidad de pequeñas acciones económicas, que se vuelven globalmente importantes en la medida en que se pueden multiplicar sin límites, contribuyendo al crecimiento general de la economía, dentro de un esquema de "minicapitalismo" absolutamente original.

.

AM

.

 

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com