Calendario

<<   Octubre 2005  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

El segundo sexo

Por Armando Maronese - 3 de Octubre, 2005, 22:32, Categoría: Opinión

La participación de la mujer en un medio laboral muy competitivo -marcado por una ética y un estilo cultural netamente masculinos-, no es para heroínas de teleteatro. Es que, si es cierto que en materia de derechos las mujeres han recorrido "un largo camino" -como pregonaba esa publicidad ya pasada de moda-, también es innegable que todavía queda un trecho nada despreciable por delante.

En ese sentido, el documento "La participación de la mujer en el sistema de ciencia y tecnología en la Argentina", realizado en el marco del Proyecto Iberoamericano de Ciencia, Tecnología y Género, de la Unesco, y coordinado por María Elena Estebánez, del Grupo Redes, traza un mapa detallado de los vericuetos que recorre la presencia femenina en el sistema de innovación y desarrollo local.

Algunos de los escenarios que refleja son sugestivos. Por ejemplo, diversos estudios muestran que aunque las mujeres tienden a tener mejor nivel educativo que los hombres, luego sus posibilidades de capacitación son menores, en parte porque a las mujeres se les asignan tareas de menor importancia y por los múltiples compromisos domésticos que deben afrontar.

De este modo, "ellas van perdiendo parte del capital inicial y no acceden al capital social que se acumula con el acceso a redes de información estratégica", lo que conduce a una menor representación en las posiciones de poder y capacidad de decisión.

Según el trabajo, si bien en la actualidad la presencia femenina iguala a la de los hombres en el sistema científico-tecnológico, los mecanismos informales de segregación persisten.

Ellas son relegadas a tareas específicas, que resultan ser las consideradas de menor relevancia para la producción de conocimiento; permanecen en los grados inferiores de la carrera aunque presentan las mismas credenciales y habilidades que sus colegas varones. Y, debido a que su jornada laboral -doble-, condiciona su presencia en el mercado de trabajo, tienen menor acceso a las redes de relaciones que tienen sus colegas, y reciben los premios en etapas más tardías de su carrera.

Algo de esto se traduce en la estructura del Conicet, donde hasta 2000 todos los cargos directivos estaban en manos de hombres: hasta el momento, sólo tres de los 25 miembros de la junta de calificación y promoción y el 12% de los 54 investigadores de las comisiones asesoras eran mujeres.

Pero a no inquietarse las mujeres. Todo permite pensar que seguirá incrementándose la presencia femenina en el sistema científico público. Ya vendrá el momento de igualar oportunidades.

.

Armando Maronese

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com