Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Mensajes urgentes de Al Qaeda y de Washington

Por Armando Maronese - 24 de Septiembre, 2005, 2:46, Categoría: Opinión

La sombra imponente de Al-Qaeda sobre la Argentina. Los residuos piqueteros moviendo una ágil cintura política y revoltosa por la ciudad. Washington reclamando precisiones sobre el documento final de la cumbre de presidentes americanos, que se hará en Mar del Plata en noviembre próximo. La envoltura es una cosa y la materia es otra. Bastante tiempo duró el prematuro divertimento electoral.

 

Dos grupos fogueados de piqueteros anunciaron una suspensión de su extraño trabajo para conversar con el Gobierno. Calma: los piquetes no han llegado a su fin. Una militancia dura y aguerrida logró desconcertar a la policía; no eran, entonces, espontáneos muertos de hambre ni inexpertos alborotadores.

 

Va quedando un sedimento piquetero más ideologizado y, por momentos, también más violento. Lavagna y Aníbal Fernández debieron soportar, separadamente, el asedio de pequeños grupos dispuestos a agredirlos físicamente. Aseguran que están dirigidos por una persona cuyo nombre se guarda bajo siete llaves.

 

Funcionarios, hoteles y directivos de la principal compañía aérea del país (en este último caso por obra de sindicalistas) fueron sitiados o golpeados. Tracemos una raya inmóvil: ni siquiera una democracia devaluada puede tolerar las agresiones físicas.

 

La fragmentación de los grupos piqueteros torna imposible un diálogo unánime. Las 3.500 personas que se congregaron el viernes para ir a la Plaza de Mayo tienen unos 50 referentes; 70 personas por cada dirigente. Bastan y sobran para enajenar a una ciudad con más paciencia que los santos.

 

El cambio más importante surgió del propio Gobierno. Durante una semana, la sola presencia caudalosa de la policía, sin heridos ni muertos, les colocó límites que parecían ya inexistentes. ¿Por qué no lo hicieron antes?

 

Aníbal Fernández andaba con un plan desde hacía ocho meses. Kirchner no se animaba a ponerlo en marcha; temió siempre que la policía se desbordara y le dejara un muerto. Era un prejuicio: la policía tiene suficientes recursos y experiencia como para cumplir las órdenes claras. En rigor, el plan de Fernández necesitaba de un elemento indispensable: que el Presidente desconfiado, confiara en el jefe de la policía, Néstor Valleca. Lo convencieron el tiempo y, más que nada, las encuestas.

 

Los piqueteros moderados hablan de "suspensión" de sus acciones para negociar con el Gobierno. ¿Es suficiente? No. La metodología debe ser abandonada definitivamente para entablar un diálogo serio, según juran y perjuran cerca de la oficina presidencial. No negociaré con una pistola en la nuca, prometió Kirchner.

 

Podría haber una negociación si se fueran para siempre del espacio público. Pero no habrá un aumento significativo en el monto de los subsidios. La negociación podría pasar, advierten, por la reinserción laboral o por el aprendizaje de un oficio, del que carecen muchos jóvenes piqueteros.

 

Piqueteros, militantes contra la globalización y expresiones diversas de la izquierda se darán cita en Mar del Plata, cuando se celebre la cumbre presidencial. Mar del Plata es una ciudad de fácil acceso. Cinco informes técnicos de la Chancillería, desestimaron ese lugar como sede de la reunión cimera. Proponían Bariloche, por su lejanía. Las evaluaciones de Washington coincidían en seleccionar la ciudad patagónica.

 

Kirchner decidió, en cambio, escuchar las peticiones del intendente de Mar del Plata. Quería su ciudad como sede para promocionar el turismo. Los intendentes son hombres inestables. Luego, el mismo jefe comunal calificó a Bush como indeseable. ¿Para qué insistió entonces en tenerlo en nuestra ciudad?

 

Bush vendrá a la Argentina en noviembre. Existe una reservada confirmación en oficinas del gobierno nacional. Al-Qaeda no significa, por ahora, un riesgo. El ingreso en el país de militantes de un grupo afín a Al-Qaeda, fue confirmado por una inmejorable fuente oficial. Sólo le brotó una queja: Es cierto, pero nunca debió filtrarse, se fastidió. Paciencia: el periodismo nació para contar lo que los gobernantes no quieren que se cuente.

 

Se trata de grupos embrionarios de reclutamiento, que fueron denunciados por la propia comunidad musulmana argentina. La tentación de segregar o demonizar no es buena. Esa comunidad tuvo un importante papel en la construcción de la Nación, y se integró sin dificultades con las otras comunidades que decidieron hacer un país. La Argentina es el producto de esa voluntad colectiva y multiétnica.

 

Washington está trabajando con Kirchner en asuntos de terrorismo internacional. El trabajo entre los dos gobiernos es permanente, dijeron en los Estados Unidos. Washington se detuvo ante las noticias argentinas sobre Al-Qaeda: Puede tratarse sólo de reclutamientos en la Argentina, pero están en riesgo vidas de norteamericanos, precisaron allí.

 

El problema con Washington está en otro lado, donde la política y la ideología tiñen las cosas. Ha provocado también un intenso debate dentro del gobierno argentino. Se trata del borrador del documento de la cumbre de Mar del Plata, cuyos redactores se reunirán aquí en los próximos días. El acuerdo está lejos. El gobierno argentino, que tiene la primera lapicera como país anfitrión, ha sido receptivo hasta ahora a todas las posiciones. El borrador es un árbol de Navidad donde caben todos los colores y las formas, describieron en el Departamento de Estado.

 

Washington objeta, fundamentalmente, tres aspectos del borrador: su desmesurada extensión (prefiere un documento corto y preciso), la ausencia de cualquier alusión al ALCA y la impugnación sin matices a todas las reformas económicas de los años 90. No se refiere a los años 90 de Menem ni a los enredos locales, sino a los parámetros ideológicos que reinaron en esa década. Cree, en síntesis, que en los borradores actuales hay, subliminal, una impugnación al capitalismo y a sus reglas.

 

El líder populista venezolano Hugo Chávez impugnó, a su vez, un párrafo que menciona a los gobiernos legítimamente democráticos; creyó que lo estaban aludiendo sin nombrarlo. ¿No se considera legítimo o se desconoce democrático?

 

Lavagna propuso aceptar casi todos los requerimientos que hizo Washington. Son sólo detalles, le dijo al Presidente. Bielsa es más renuente. Teme que una alusión al ALCA descorche en Mar del Plata la verborragia de Chávez sobre el ALBA (idea a la que sólo adscriben él y Fidel Castro).

 

Es un argumento débil. ¿Por qué esconder el ALCA, proyecto al que han adherido varios países de América latina.

 

Kirchner se bajó de la tribuna y tomó cartas en el asunto. Los borradores están en manos del jefe de Gabinete. El debate interno sólo muestra la voluntad del Gobierno de no entorpecer la relación con Washington. 

 

¿Lo condiciona Chávez? No. Kirchner siempre dice que hay que contener a Chávez, pero no ser como Chávez, aseguran a su lado. Washington es el que endureció su política con el líder caraqueño: lo entrevé tan antidemocrático como Fidel Castro, pero mucho más rico que el líder cubano. Su petróleo es cada día más caro.

 

Coleccionando conflictos, urgido por tiempos muy breves, el Presidente, más pacífico ahora, empezó a hablar del futuro. Era hora. Se había olvidado de la elemental condición humana. Los hombres viven sólo porque pueden imaginar un destino.

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com