Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Una mirada a la juventud de hoy

Por Armando Maronese - 15 de Septiembre, 2005, 2:01, Categoría: Cultura - Educación - Literatura

Pensar en los jóvenes, siempre ha sido una preocupación de la sociedad; una preocupación centrada en el futuro que nos espera. Una preocupación que gira en torno a una pregunta clave: ¿qué herencia dejamos o estamos dejando a las generaciones que nos suceden? 

Cierto es que los jóvenes nunca han tenido demasiado protagonismo, pues los adultos se lo han negado casi sistemáticamente; sin embargo, ellos mismos, aun en contra de unos cuantos, han ido ocupando un lugar, exponiendo sus mensajes y haciéndose oír.

Es muy difícil caracterizar uniformemente al joven de hoy. Incluso aunque uno piense y se circunscriba sólo a la realidad de su propio país. La razón es obvia: no hay un perfil definido del joven argentino, uruguayo, peruano, chileno, mejicano, paraguayo o lo que fuera.

Hay jóvenes que se han criado y educado en un ambiente rural, y otros en un medio urbano; hay quienes crecieron en un ámbito ciudadano marginal, y otros en asentamientos, villas de emergencia o favelas. Cada uno con las características de una geografía diferente, culturas distintas y lenguajes y valores diversos.

¿Entonces? No es extraño que, ante esta realidad, haya quienes se animen a decir, por ejemplo, "los jóvenes son superficiales" o "son inmaduros", o "poco responsables" u otras afirmaciones similares. Claro que muchos jóvenes son así, pero, también, muchos otros son exactamente lo contrario.

La era de la tecnología consigue globalizar una gran cantidad de cosas. La televisión satelital, por citar un caso que influye notablemente, ha logrado que un muchacho de la zona más austral del planeta vea, al mismo tiempo, idénticos programas, similares publicidades y la misma transmisión de ideas y mensajes que un joven que vive a kilómetros de distancia. En este ejemplo, lo llamativo es que, en la Puna, en la llanura o en la montaña, se perciben situaciones y se ponen en juego cuestiones que son ajenas a todos pero los hacen sentir parte de lo mismo.

La crisis de valores de la cultura y la civilización que vivimos, es el desafío más crítico que se nos presenta como sociedad y como pueblo. No se trata, solamente, de una época de cambios, sino más bien de un cambio de época, que nos muestra otros desafíos vinculados a esa crisis radical: la búsqueda de la paz, de un país estable y mejor, dejar atrás la pobreza y la exclusión, la crisis del matrimonio y la familia, y la necesidad de mayor comunión entre todos.

Nuestro presente está reclamando y necesitando sangre nueva, de los jóvenes, y un testimonio comprometido para afrontar, con realismo y pasión, la condición humana: que afirmen su libertad en la verdad y la responsabilidad, que estén apasionados por la vida y destino de los demás, llenos de gratitud, alegría y esperanza por el don de una vida nueva que experimentan y comparten.

La misión, en efecto, no es otra cosa que comunicar el don del amor, la paz y armonía entre sus semejantes. Eso les concederá a ellos y a todos nosotros, otro gusto, otra libertad, otra humanidad a nuestra propia vida, integrando la inteligencia y la afectividad con la caridad. Tenemos que ser protagonistas de esa sorprendente novedad de vida, dentro del mundo, en todos los ambientes humanos.

Si miramos el futuro con esta esperanza, esta época es una ocasión providencial para construir un mundo nuevo comprometiéndonos cada vez más en el servicio de nuestra patria grande y soberana. Debemos encontrar espacios de participación que permitan el diálogo, la reflexión y el crecimiento.

Es posible generar un nuevo modo de convivencia entre las generaciones, para crecer en las visiones compartidas, en la solidaridad y el bien común.

.

Armando Maronese

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com