Calendario

<<   Septiembre 2005  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30   

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Comodoro Rivadavia: Un paraíso patagónico

Por Armando Maronese - 15 de Septiembre, 2005, 1:49, Categoría: Campo - Pueblos - Ciudades

Gracias al aumento del precio del petróleo, en los últimos cuatro años la ciudad creció un 50%, la industria paga salarios promedio de $ 5.000.--, los valores de las viviendas son similares a los de Recoleta, y la pobreza y la desocupación cayeron a la mitad.

Esta es seguramente la única ciudad de la Argentina en la que la figura de George W. Bush genera más simpatías que rechazos. Un poco en broma y un poco en serio, los habitantes de la llamada "capital del viento" reconocen que más allá de sus inclinaciones políticas, el presidente norteamericano desempeñó un papel decisivo en la recuperación de la ciudad, al desatar un violento aumento en el precio del petróleo con la invasión a Irak.

La suba constante del barril de crudo, que ya roza precios muy altos y amenaza con llegar a los 100, provocó una verdadera revolución económica en Comodoro Rivadavia que prácticamente desde su fundación vive del petróleo. Al carecer de un factor amortiguador como el empleo público -que se concentra en Rawson por ser la capital provincial-, la suerte de Comodoro está íntimamente ligada a los vaivenes del precio internacional del crudo y como casi ninguna otra ciudad del país, conoce de momentos de gran auge económico, como el actual, y severas crisis, como la que se vivió a fines de los 90 cuando el barril de petróleo se desplomó a 13 dólares y la tasa de desocupación en Comodoro se acercó al 20 por ciento.

En los últimos tres años, la ciudad incrementó en un 50% su población, con la llegada desde todo el país de trabajadores seducidos por los sueldos que paga la industria petrolera (el salario inicial de un obrero petrolero es de $ 2.100 mensuales y el promedio del sector asciende a $ 5.000). Si bien no existen mediciones oficiales, en el gobierno municipal estiman, basándose en datos como el número de medidores eléctricos instalados, que hoy viven en Comodoro 200.000 personas, frente a los 139.000 habitantes declarados en el último censo de 2001.

La llegada de petrodólares, le permitió a la ciudad no sólo volver a pelearle a Neuquén la condición de la capital económica de la Patagonia, que había empezado a perder a partir de 1992 con la privatización de YPF, sino también mostrar índices sociales muy alejados de los que exhibe la Argentina posdevaluación.

En dos años, la tasa de desocupación de la ciudad cayó del 15,5 al 8,1% (frente al promedio nacional que hoy llega al 13%), mientras que el porcentaje de personas pobres se derrumbó del 41 al 21 por ciento (en todo el país se ubica en el 40,2%).

A diferencia de lo que sucede en otros casos, esta vez los datos oficiales del Indec tienen un correlato directo con la realidad que se ve cuando se recorren las calles de Comodoro Rivadavia. En la ciudad no se ven cartoneros, chicos pidiendo limosna, locales vacíos o autos viejos.

El efecto derrame de la industria petrolera sobre el resto de la economía es innegable, aunque todavía la ciudad no recuperó todo lo que perdió con la última crisis de fines de los 90, explicó el profesor Herrera.

Herrera es profesor de Economía de la Universidad Nacional de la Patagonia y se especializa en investigar el impacto que tiene la industria petrolera, en la economía de la ciudad. Según sus estudios, la producción diaria de petróleo en Comodoro y su zona de influencia, genera ingresos brutos por u$s 4,7 millones al día, lo que implica más de u$s 1.700 millones al año, aunque las empresas destacan que por cada barril producido, se terminan llevando menos de la mitad (el resto se lo queda el Estado, a través del impuesto a las ganancias, regalías y retenciones).

El petróleo de la zona además, por su menor calidad, se exporta a un valor inferior que el precio de referencia del barril en Texas (WTI). La brecha en algunas épocas puede llegar a 15 dólares, pero Chubut compensa la menor calidad con cantidad, y a contramano de la caída del 3,43% que se registró a nivel nacional, la producción de petróleo de la provincia en el primer cuatrimestre del año creció un 4,07%, lo que llevó a las grandes empresas que operan en la zona a anunciar millonarios planes de inversión.

Pan American destinará durante este año u$s 409 millones a la exploración de su yacimiento Cerro Dragón, que es el de mayor producción petrolera de todo el país, mientras que Repsol anunció una inversión de u$s 1.000 millones en la cuenca del golfo San Jorge, que abarca el sur de Chubut y el norte de Santa Cruz.

Los empresarios locales, sin embargo, se quejan de que las empresas petroleras no impulsan proyectos de desarrollo económico de largo plazo. "Acá no hay valor agregado y se sigue considerando a Comodoro como un campamento minero. Nadie sabe qué va a pasar cuando se acabe el petróleo, y nuestro temor es terminar como Sierra Grande, que cuando se dejó de operar el yacimiento de hierro quedó convertida en una ciudad fantasma", advirtió Ana María Bonaguro, presidenta de la Cámara de Comercio, Industria y Producción de Comodoro Rivadavia.

Efecto derrame

La economía de la ciudad gira en torno al petróleo y sus servicios, y de hecho un tercio del presupuesto municipal lo aportan las regalías que cobra Comodoro Rivadavia de parte del gobierno provincial. Pero la suba del crudo impactó favorablemente en casi todos los rubros. Hoy cuesta conseguir una habitación en cualquier hotel de Comodoro, y los vuelos a Buenos Aires están siempre llenos. Las tasas de comercio que cobra el municipio vienen creciendo a un 20/30% anual, básicamente por la apertura de nuevos negocios, y los que ya están operando reconocen que las ventas actuales tienen poco que ver con lo que sucede en otros puntos del país.

"Para nosotros es la ciudad más importante en volúmenes de venta de las 57 donde estamos presentes", reconoció Federico Braun, presidente de la cadena patagónica de supermercados La Anónima.

La expansión económica que vive la ciudad, además provocó que distintas cadenas de supermercados, como Jumbo, Wal-Mart y La Anónima anunciaron planes para Comodoro.

En los primeros dos casos, los proyectos todavía deben sortear una modificación de los códigos de ordenanza municipal, que prohíben la instalación de hipermercados en el casco urbano de la ciudad. En tanto que la propuesta de La Anónima, que incluye la instalación de un centro comercial que reunirá cines y un pequeño supermercado, con una inversión de u$s 12 millones, se encuentra más avanzada, ya que no necesita de ninguna exención municipal, aunque en la empresa todavía no tienen cerrado el tema del terreno.

El auge económico también trajo aparejados algunos problemas. Las entregas de camionetas 4x4 demoran varios meses y el tráfico en la ciudad, no tiene nada que envidiarle al del microcentro porteño, con un parque automotor de 50.000 vehículos (uno cada cuatro habitantes), de los cuales un quinto se patentó en los últimos tres años. El promedio nacional es de un auto cada siete habitantes.

El panorama es más preocupante en materia de viviendas. Durante los últimos dos años, los permisos de edificación y la superficie construida se multiplicaron casi por cuatro. Sin embargo, el boom que vive la construcción no alcanza para hacer frente a la lógica demanda de nuevas viviendas, que vive una ciudad que en tres años vio crecer un 50% el número de habitantes.

Como era de esperar, la mayor demanda provocó una disparada en los precios de las propiedades y los alquileres. "Los valores de las viviendas en la ciudad ya están en los mismos niveles que en Barrio Norte y Recoleta, y el metro cuadrado a estrenar ronda los 1.100 o 1.200 dólares", aseguró Jorge Rotaeche, dueño de Mayoral, la inmobiliaria más tradicional de la ciudad.

También se multiplican los conflictos sociales, porque los empleados públicos y del sector privado no petrolero, exigen aumentos salariales para equipararse con lo que ganan los trabajadores de Repsol o Pan American Energy. "La renta petrolera la goza y la sufre toda la ciudad. Por ejemplo, los precios de los alquileres se fijan en muchos casos teniendo en cuenta los sueldos del petróleo, lo que provocó que a alguien que pagaba un alquiler de $ 500 hoy le quieran cobrar $ 1.000", explicó Diego Alejandro Touriñán, secretario de Hacienda de Comodoro Rivadavia.

Otra consecuencia no deseada del crecimiento económico, es la transformación de Comodoro en una de las ciudades más caras del país no sólo a la hora de alquilar una casa, sino también de alimentar a una familia. A pesar de que en la ciudad compiten cadenas nacionales, como La Anónima y Norte, con firmas locales, como La Proveeduría, en promedio la canasta familiar en Comodoro es entre el 10 y el 20% más cara que en Buenos Aires.

Los supermercados les echan la culpa a los fletes y a los costos logísticos, que implican trasladar prácticamente todas las mercaderías a lo largo de los casi 2.000 kilómetros que separan a la ciudad de los depósitos y los grandes centros de distribución de las empresas proveedores ubicados en el conurbano bonaerense. Sin embargo, los comodorenses se quejan de que en muchos casos, los productos que pagan en su ciudad son más caros que en otras ciudades grandes de la Patagonia, como Trelew o Río Gallegos, que también están alejadas de la Capital, pero no gozan de la renta petrolera.

.

AM

.

ln17D07id05am

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com