Calendario

<<   Agosto 2005  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

La represión al terrorismo

Por Armando Maronese - 21 de Agosto, 2005, 3:36, Categoría: Conflictos bélicos

El 22 del mes último, cuando estaban frescas las consecuencias de los atentados terroristas en Londres, personal no uniformado de la policía británica fue protagonista esencial de un gravísimo incidente, del cual ya me he ocupado en esta columna editorial. Es aquel en que murió un inocente ciudadano brasileño, de 27 años, después de haber sido perseguido y ultimado con cinco balazos en la cabeza, "bajo sospecha" de ser un terrorista islámico.  

Esta horrible noticia, que profundizó nuestra sensación de vulnerabilidad, aumentó la consternación en todo el mundo. Es cierto que la responsabilidad final por esa muerte corresponde a quienes desataron el terror, pero esta circunstancia obliga a llamar de nuevo a la prudencia y moderación de los Estados, cuando de usar la fuerza para reprimir al terrorismo se trata.

En primer lugar, porque es necesario recordar que -tal como lo sostenía Mahatma Gandhi-, la moderación en el actuar debe ser siempre la ley de nuestra especie. Los Estados no pueden caer en la trampa que plantea el terrorismo y obrar frente a la violencia devolviendo golpe por golpe.

Reaccionar contra el terrorismo, es una obligación que no supone actuar sin límites, ni adoptar conductas de ensañamiento, ni tampoco volcarse necesariamente a las represalias. Con frecuencia, la utilización de esas modalidades compulsivas no hace más que prolongar, potenciar y realimentar los ciclos de violencia, procreando en el camino más terroristas.

En segundo lugar, porque, como lo acaba de demostrar la decisión del IRA irlandés de abandonar las armas, después de 36 interminables años de violencia y horror, en algún momento llega la hora del perdón y de la reconciliación. Los excesos en la represión dilatan esta posibilidad y no permiten que el ánimo generoso de la reconciliación reemplace a la sed de venganza. Reconciliarse no es, ciertamente, olvidar, pero debería ser un objetivo permanente y prioritario para toda la humanidad.

Siempre hay, según enseña la historia, una manera de enfrentar el pasado, por sórdido que éste haya sido. Siempre es posible dar vuelta las páginas dolorosas de la historia. El pasado está repleto de ejemplos de esa actitud conciliatoria. El caso sudafricano es otro de los buenos ejemplos contemporáneos de cómo, cuando hay genuina voluntad de hacerlo, pueden ser superados los conflictos, incluso aunque tengan una enorme complejidad.

Por todo eso, es necesario que los Estados extremen la prudencia y la moderación en su lucha contra el terrorismo. Lo cual no es lo mismo que no actuar con la decisión y firmeza que la lucha exige. Pero sólo si se tiene moderación, se podrá atraer a los muchos musulmanes moderados y sumarlos al esfuerzo de enfrentar al terrorismo.

De esta manera, alguna vez llegará lo que Tony Blair -refiriéndose al IRA-, llamó recientemente "el día en que finalmente, después de tantos amaneceres falsos y tanta esperanza frustrada, la paz reemplazará a la guerra y la política reemplazará al terror".

Mientras tanto, nuestra obligación es seguir luchando incansablemente contra esa agresión, convencidos de que se lo puede hacer respetando los derechos humanos y las libertades civiles fundamentales. De lo contrario, los violentos habrán ganado otra batalla contra la civilización y habremos sucumbido en la lógica bestial que alimenta al terrorismo.

.

AM
.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com