Calendario

<<   Julio 2005  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Tuvimos más presidentes masones que los EE.UU

Por Armando Maronese - 29 de Julio, 2005, 0:18, Categoría: Historia

El gran maestre de la Gran Logia de la Argentina, Jorge Vallejos, aseguró que la Orden volvió a estar activamente presente en la sociedad y que tuvimos más presidentes masones que EEUU. La masonería, de cuatro años a esta parte, está más abierta a la sociedad. Esto dijo el abogado Jorge Alejandro Vallejos, un miembro activo de la Unión Industrial Argentina y quien preside desde 1999, a los cerca de diez mil masones que se agrupan en las distintas logias que existen en el país.  

 

Haciendo historia. Las sociedades secretas –directa o indirectamente ligadas con la francmasonería-, se constituyeron a partir de siglo XVIII, en los principales vehículos para la expansión del liberalismo revolucionario en lucha contra el absolutismo. En virtud del riesgo que suponía operar en medio del aplastante  predominio del enemigo, no podían menos que apelar para su subsistencia y desarrollo, al sigilo, evitando dejar cualquier rastro como evidencia y al compromiso juramentado de sus miembros, imponiéndoles el más estricto mutismo en todo lo que incumbiese a sus propósitos, composición y actividades.

 

Las enormes dificultades que plantea su estudio son, pues, intrínsecas a su constitución y alimentan la controversia en su derredor, aunque la falta de documentación escrita emanada directamente de esas instituciones, son suplidas por las provenientes de diversos testimonios orales o escritos de logistas, infiltrados e incluso detractores.

 

En España, fue Cádiz la localidad que contó con mayor número de logias, según surge del "Informe sobre las sociedades secretas organizadas en España hasta 1823", que se conserva en el Archivo general de Palacio, como también de las denuncias sobre sus actividades y miembros contenidas en los repositorios de Sevilla y Salamanca. (1)

 

Según los "masonólogos", el primer gran maestre de la Argentina fue el abogado José Roque Pérez, y en ese mismo cargo se encontraron, a lo largo de los años, distintas figuras en extremo conocidas y que, tanto en los hechos como en las palabras, marcarían a fuego la historia del país y de los de nuestros vecinos. Algunos de ellos fueron: Juan Martín de Pueyrredón; Juan Cortés Madariaga; Bernardo O'Higgins; Manuel Pinto; J. Francisco de Gurruchaga; Carlos de Alvear; José Francisco de San Martín (el libertador, conocido solamente como José de San Martín); Andrés Bello; Simón Bolívar; Justo José de Urquiza; Vicente Fidel López (período 1879-1880), historiador e hijo del creador del Himno Nacional Argentino; Domingo Faustino Sarmiento (1882-1883); Bartolomé Mitre (1894-1895), y otros muchos más. También, y según sus propios archivos, fueron masones, al menos hasta antes de 1940, 14 presidentes argentinos.

 

La solidaridad del liberalismo masónico castrense español con la causa emancipadora hispanoamericana, alcanzaría su máxima expresión en la oportuna sublevación de Rafael de Riego, en Cabezas de San Juan, que impidió el envío de la última y poderosa expedición española, destinada a sofocarla en el año 1820.


Los "hermanos masones" desembarcado en las costas del Río de la Plata, entre fines del siglo XVIII y principios del XIX, quizá con el objetivo, entre otras cosas, de discutir el dominio español en esta parte de América. Así, tanto portugueses, franceses como ingleses, fueron creando distintas logias en las que habría llegado a participar no poca de la entonces llamada "parte más sana y representativa de la población".


Después de la Revolución de Mayo de 1810, la masonería fue aumentando su número de miembros, y aun durante el gobierno de Juan Manuel de Rosas, según cuentan algunos masones, surgieron numerosas logias conocidas genéricamente con el nombre de Unitarias. Sin embargo, el gran auge masónico vendría después de la derrota de Rosas, en Caseros en 1853, y el que culminó el 11 de diciembre de 1857 con la creación en Buenos Aires de la Gran Logia de la Argentina, entidad madre que fue reuniendo a todas las logias dispersas por el país.


Estudiando la participación de la masonería en la historia argentina, a cualquier historiador avezado no se le escapa la notable y clara influencia, que la masonería tuvo en todos los procesos libertarios, tanto en la Revolución Francesa como el que hubo en las Provincias Unidas del Río de la Plata y, en el resto del continente sudamericano. Y no sólo en esos procesos, sino que además y después, los masones intervinieron activamente en todos los procesos de construcción de las repúblicas. Y si se sigue analizando ya sea la historia argentina, la historia chilena, la historia brasileña, la historia estadounidense, la historia francesa y la historia italiana, en todas encontraremos, efectivamente, el trabajo concreto de los masones ya una vez producidos esos movimientos libertadores, en función de la concepción de las repúblicas.


Pero en la mayoría de los países, la influencia de la masonería en la historia es de público conocimiento, y en la Argentina de eso no se habla. También tenemos que situarnos temporalmente. No hay que olvidarse, que la Argentina es uno de los países que más presidentes masones le dio a una república. En este país, tuvimos 14 presidentes masones, es decir, un presidente más todavía que los estadounidenses, lo cual indica que hasta el año 1930, la masonería trabajó muy activamente y se hablaba del tema masónico con absoluta normalidad.


¿Qué pasó en el año 1930? El golpe de estado de ese año, fue catastrófico para el país en función de que generó el retiro de los sectores medios del manejo de la cosa pública, y fue catastrófico también para la masonería, porque ese golpe fue extremadamente nacionalista, extremadamente absolutista y, a partir de ahí, comenzó una seria..., no diría batalla, sino una seria propaganda en términos de denigrar a la masonería, por un sencillo motivo: los masones eran libres pensadores. Y detrás de la libertad de pensamiento, está la libertad de expresión, y detrás de eso está la libertad de acción.

 

Los masones son naturalmente adversarios, de cualquier sistema que implique quebrantar la más mínima de las libertades de los seres humanos, con lo cual ese golpe se dedicó prolijamente a perseguirlos, se dedicó prolijamente a cambiar una imagen, porque en la Argentina hay que calcular que no eran sólo los militares golpistas, sino que esto era todo un movimiento de extrema derecha nacionalista.


Según los libros, no existió de parte de la masonería, intención de esconder en los textos su participación en la historia. Precisamente lo que está sucediendo de seis años a esta parte, es que se han abierto en forma más que notable. "Abierto" significa "volver a estar activamente presentes", porque en realidad nunca se retiraron de lo que es el trabajo masónico, pero sí de estar activamente presentes en la sociedad.


Si hablamos del proceso de emancipación de la Revolución de Mayo, también participó en ella la masonería española e inglesa. En todo lo que tiene que ver con la Revolución de Mayo y lo que tiene que ver con las invasiones inglesas, hubo "hermanos masones" trabajando de un lado y del otro, porque ellos eran enemigos de cualquier tipo de absolutismo.

Por otro lado, es reversible. Es decir, todo tipo de absolutismo a su vez está en contra de la masonería. Cientos de años atrás, ellos iban a la hoguera. También Stalin "limpió" a la masonería de la Europa comunista y Franco limpió a la masonería española.


Ciertamente, hay algunas versiones que dicen que Juan Manuel de Rosas, finalmente, entró en la masonería. Esas versiones indican que dicen Rosas fue iniciado masón, y lo relacionan además con esa amistad que se generó con San Martín. Pero la verdad es que no he encontrado registros, que indiquen la más mínima mención de que Juan Manuel de Rosas en algún momento hubiera sido iniciado. No hay registro histórico; son versiones. Y siempre, además, me estoy refiriendo en todo caso, a su última etapa de vida, porque mientras él se hizo llamar el Restaurador de las Leyes, a los masones los asesinó de arriba a abajo. Por ello, los masones se concentraron en Montevideo, en Santiago de Chile y en algunos otros  reductos.


A su vez, en esa época, se produjeron enfrentamientos entre distintas logias. Los enfrentamientos entre ellas tienen que ver más que nada con las orientaciones de cada uno de los individuos que las conforman. Así que, cuando se estaba en aquella etapa y se veía que un grupo de "hermanos Masones" pensaba de una forma y otro grupo pensaba de otra, siempre eso se daba bajo el accionar de los principios masónicos. Sarmiento, Urquiza y Mitre, por ejemplo, eran personas que no andaban con vueltas, porque estaban en el campo de batalla también, pero llegaba un momento en donde esos hombres se sentaban y bajo esos principios masónicos operaban y actuaban en función de los intereses de la República.

 

En la historia argentina, hubo masones más que importantes y representantes de distintas corrientes políticas. No es que de la masonería surgieron las corrientes políticas, sino que hubo distintos políticos que formaron parte de la masonería. Por ejemplo, los masones son los fundadores de la Unión Industrial Argentina. Cuando la UIA se fundó, el 40 por ciento de los miembros eran masones, con su presidente a la cabeza y demás. Esta es una idea que nació de los masones, porque notaron que había que generar una corporación que tendiera a la defensa de esos intereses.

.

(1) Fuente: Archivo Gral. de Palacio, Madrid, Papeles de Fernando VII, tomo 67. Archivo Secreto Masónico, Salamanca, formado por el gobierno franquista a partir de 1939. Museo Histórico Nacional Argentino, Documentos para la historia; Bs. As. 1953, tomo 1, pág. 44.

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com