Calendario

<<   Julio 2005  >>
LMMiJVSD
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Archivos

Sindicación

Alojado en
ZoomBlog

Récord histórico de partidos políticos en Argentina

Por Armando Maronese - 22 de Julio, 2005, 2:25, Categoría: Política - Políticos

En el país hay 696 y sólo en el año 2003 se reconocieron 122 agrupaciones; reciben dinero del presupuesto nacional. Asediado por el clamor popular que estalló tras la última crisis económica -"que se vayan todos"-, el Congreso aprobó en 2002 una ley que facilitó la permanencia y la creación de nuevos partidos políticos. Los resultados son sorprendentes: sólo en el año 2003 se reconocieron 122 agrupaciones partidarias.  


Es el crecimiento más notable en lo que va de esta década, según se señala en un informe que elaboró la Cámara Nacional Electoral. En este momento, hay un total de 696 partidos políticos con personalidad jurídica reconocida en el nivel federal, de los cuales 41 son de orden nacional y los 655 restantes son distritales.


Los especialistas, entre los que se encuentra el propio titular de la Dirección Nacional Electoral, Alejandro Tullio, advierten que esta multiplicidad ha inducido a una mayor fragmentación política. Otros señalan que, paradójicamente, favoreció una mayor concentración de poder por parte de los partidos más importantes.


No sólo eso: también se advierte que muchos de estos "nuevos partidos" son, en realidad, meros "sellos de goma" que florecieron al amparo de una ley que les permite sacar tajadas del presupuesto que la Nación destina a las fuerzas políticas que participen en elecciones nacionales. 

¿Cuánto recibió, por ejemplo, un partido político que debutó en las elecciones presidenciales de 2003? Las cifras varían, pero en el caso concreto de Alianza de Cambio, que nació para postular a presidente de la Nación a José Arcagni, percibió 154.333 pesos del Estado como parte del financiamiento para su campaña proselitista; es la suma fija que recibieron los otros 24 partidos políticos y alianzas que compitieron en las elecciones presidenciales de 2003.


Claro que esa cifra de 154.000 pesos es tan sólo el piso; los partidos con trayectoria -como la Unión Cívica Radical y el Partido Peronista, entre otros- recibieron, además, distintas sumas por la cantidad de votos que tuvieron en la última elección.


Cuestión de dinero


Pero la agrupación de Arcagni no se quedó atrás: como fue en alianza con otro partido, Unión Popular, reunieron entre los dos poco más de 300.000 pesos, además de recibir otros 120.000 para la impresión de boletas.


Unión Popular, además, recibió 587 pesos por su cosecha electoral anterior, lo que le valió para seguir en carrera y seguir recibiendo financiamiento público. De hecho, el presupuesto destina anualmente 4.000 pesos a todos los partidos políticos para su manutención.

¿Cómo se desempeñó, finalmente, Arcagni en aquellas elecciones? Obtuvo tan sólo el 0,33% de los votos. Y, merced a la legislación vigente, podrá seguir recibiendo financiamiento por parte del Estado.


"El informe de la Cámara Nacional Electoral indica dos cosas: primero, que hay una fuerte tendencia a la fragmentación -enfatizó el diputado Mario Negri (UCR-Córdoba), vicepresidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales-. Es hora de hacer un balance para ver si la fragmentación no facilita la concentración del poder en nuestro país. 
 


"El informe de la Cámara Nacional Electoral indica dos cosas: primero, que hay una fuerte tendencia a la fragmentación -enfatizó el diputado Mario Negri (UCR-Córdoba), vicepresidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales-. Es hora de hacer un balance para ver si la fragmentación no facilita la concentración del poder en nuestro país. 
 

Además, habrá que evaluar si esta proliferación de partidos obedece a un legítimo interés ciudadano, o bien abrió la puerta a «microemprendimientos» electorales."

Para el legislador, "es urgente debatir este tema en el marco de la reforma política, para que la Argentina tenga un sistema de partidos fuerte, transparente, homogéneo, con capacidad de alternancia".

La proliferación de partidos y, en particular, el reconocimiento de 122 agrupaciones en 2003, se generó luego de que se sancionó la ley 25.611, aprobada en junio de 2002, que derogó una cláusula de la norma que regula las agrupaciones partidarias. Esa cláusula establecía la caducidad inmediata de aquellos partidos que no alcanzaran en dos elecciones consecutivas al menos el 2% de los votos sobre el padrón electoral.

Hasta su derogación, esta exigencia había provocado la caducidad de 179 partidos políticos, cifra tomada desde 1983. Según la Cámara Nacional Electoral, este número representa el 34% del total de las caducidades.

La cláusula sobre caducidad actuó, entonces, como un tamiz previo a una elección, que dejaba fuera de carrera a aquellos partidos sin demasiada representación. Ahora ese filtro no existe.

El debate está abierto: ¿es conveniente dejar las cosas como están en pos de facilitar la aparición de nuevas agrupaciones políticas, aun a costa de los desvíos que puedan cometerse, o es necesario restringir la ley?

"Es necesario corregirla -enfatizó Tullio-. Esta multiplicidad de partidos políticos significa una distorsión de la idea democrática. Provoca una atomización de la política y la prueba más clara se evidencia en la Cámara de Diputados, con 40 bloques."

Pero para algunos legisladores la nueva legislación es positiva, ya que denota un mayor interés ciudadano para participar en la política. En esta línea se enrola el diputado Juan Manuel Urtubey (PJ-Salta), titular de la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara baja.

"Hay que evaluar las decisiones en los momentos históricos que se toman. Esta ley surgió a partir de la enorme crisis de representación que estalló en 2001, y tuvo un fin noble, que fue la de facilitar la participación política de la ciudadanía. Ese fin se cumple y si surgen algunos «vivos», será el costo que habrá que pagar", sostuvo.

En la misma sintonía se expresó Adrián Pérez (ARI-Buenos Aires). "No me parece mal que se hayan reducido las condiciones para la creación de los partidos políticos. Es cierto, puede haber desvíos y la aparición de agrupaciones sin demasiada representación, pero el sistema los irá decantando y, con el tiempo, se diluirán. Lo central, aquí, es facilitar nuevas expresiones políticas", enfatizó.

El caso Formosa

Si de facilitar expresiones políticas se trata, el informe de la Cámara Nacional Electoral arroja datos interesantes.

De los 655 partidos de distrito reconocidos, la mayoría nació en Buenos Aires (73), seguido por la provincia de Buenos Aires (55) y Córdoba (44). Pero lo llamativo es que distritos electorales muy pequeños, como Formosa o Catamarca, siguen en la lista, con 35 y 34 partidos políticos, respectivamente. Santa Fe, considerada la segunda provincia del país, ocupa el octavo puesto, con 30 agrupaciones distritales. Esta creciente fragmentación del escenario político preocupa a las organizaciones no gubernamentales. Norberto Borzese, del Foro Social para la Transparencia y miembro del Diálogo Argentino, cuestiona duramente la modificación de la ley.

"Favorece el predominio de los mismos de siempre, contribuye a la desarticulación de la oposición y fomenta el descontrol en el manejo de los fondos públicos que los partidos reciben para su financiamiento ordinario y de campaña", indicó.

"Es hora ya de impulsar cambios profundos en las estructuras partidarias, que permitan su recuperación como espacios para el debate de ideas, la integración y la expresión de intereses, la incorporación, la capacitación y la formación de nuevos líderes", reclamó Borzese.

Una deuda pendiente, como toda la reforma política.

.

AM

.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com